Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia europea valida el pacto comercial entre la UE y Marruecos

La Corte de Luxemburgo rechaza el recurso del Frente Polisario al estimar que el acuerdo no afecta al territorio del Sáhara occidental

Mercancías en el zoco marroquí de Fniqued (Castillejos).

El acuerdo comercial sellado en 2012 entre la UE y Marruecos queda libre de obstáculos para su aplicación. El Tribunal de Justicia de la UE ha dado la razón a la Unión Europea y ha revocado este miércoles una sentencia anterior que suspendía parcialmente el pacto debido a un recurso del Frente Polisario. El movimiento saharaui alegaba que el acuerdo para liberalizar el intercambio de productos agrícolas y pesqueros entre ambas partes afectaba también al territorio del Sáhara occidental, y en diciembre del año pasado el Tribunal Europeo de Justicia le daba la razón y reprochaba a los Veintiocho no haberse asegurado de que Marruecos no explotaría los recursos naturales saharauis en detrimento de su población y vulnerando sus derechos fundamentales.

En su dictamen de este miércoles, la máxima autoridad judicial europea sentencia que la expresión "territorio del Reino de Marruecos" que aparece en el texto del acuerdo no incluye al Sáhara occidental, y por tanto el Frente Polisario no está legitimado a presentar un recurso contra el acuerdo comercial dado que no le afecta. "Habida cuenta del estatuto separado y distinto reconocido al territorio del Sáhara Occidental en virtud de la Carta de Naciones Unidas y del principio de autodeterminación de los pueblos, está excluido considerar que estos acuerdos son aplicables a dicho territorio", afirma el texto.

El Frente Polisario teme que Marruecos utilice recursos que estiman propiedad de los saharauis para venderlos a la UE, pero según la sentencia del TJUE, el Sáhara debe ser considerado un tercero. "Cuando un tratado está destinado a aplicarse no solo en territorio soberano de un Estado, sino también más allá de él, este tratado debe preverlo expresamente", y en el acuerdo no se cita en ningún momento al Sáhara.

Pese a los recelos del Frente Polisario, tanto la antigua sentencia como la nueva coinciden en una cosa: Marruecos no puede exportar productos saharauis como propios. Si el anterior dictamen lo prohibía expresamente, el nuevo lo hace de facto al no considerar el Sáhara occidental como parte del acuerdo. Las ventas de Rabat al bloque comunitario suman 1.500 millones de euros anuales, el 0,7% del comercio agrícola total de la UE, y el peso de los productos provenientes del Sáhara occidental sobre el total marroquí es reducido.

Más información