Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry defiende a Obama ante los ataques de Netanyahu y Trump

El secretario de Estado avisa de que los asentamientos son un peligro para la paz y para Israel

Washington / Jerusalén

Pocas veces en los últimos años, quizá décadas, se ha escuchado a un representante del Gobierno de EE UU hablar con tal claridad y contundencia a un líder israelí como hizo este miércoles el secretario de Estado saliente, John Kerry. En un discurso en Washington, Kerry señaló al Gobierno de Israel como responsable de torpedear la posible paz con los palestinos con su política de asentamientos en los territorios ocupados. Kerry sostuvo que los asentamientos amenazan con perpetuar el statu quo e impedir una solución que contemple dos estados, uno israelí y otro palestino.

El primer ministro israelí, Bejamín Netanyahu, replicó casi de inmediato al secretario de Estado. Netanyahu calificó de “sesgado” y “obsesivo con las colonias judías” el discurso de John Kerry. “Parece estar más preocupado por los asentamientos que por el terrorismo”, afirmó a través de un comunicado. “Y tampoco ha mencionado la oposición palestina a la existencia de un Estado judío”. “Oriente Próximo está en llamas, el terrorismo golpea sin cesar y Kerry critica a la única democracia de la región”, criticó.

El discurso de Kerry, a menos de un mes de que Donald Trump sustituya a Barack Obama en la Casa Blanca, es un testamento simbólico más que una receta efectiva para resolver el conflicto: el punto final amargo de una presidencia que, como las anteriores en las últimas décadas, intentó mediar en la paz y no lo consiguió.

Kerry planteó la solución tradicional de las administraciones recientes, basada en los dos estados, y reivindicó que la Administración Obama ha hecho más que ninguna otra por la seguridad de Israel. También defendió que la abstención, la semana pasada, ante la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condenaba los asentamientos respondía a los valores y los intereses de EE UU.

"La solución de los dos estados está ahora en peligro", dijo Kerry, que dedicó parte de su mandato a las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, finalmente rotas en 2014.

Las acusaciones de Netanyahu contra Obama en los últimos días y el discurso de Kerry, en el que abiertamente señaló la responsabilidad israelí en el conflicto, llevan la relación entre ambos gobiernos al punto más crítico en años.

La presidencia de Obama ha estado jalonada de encontronazos con Netanyahu. El más grave lo motivó el acuerdo para frenar el programa nuclear de Irán, negociado por Kerry. Netanyahu llegó a pronunciar un discurso ante el Congreso de EE UU para frustrar el acuerdo.

El secretario de Estado dijo, en un tono inusualmente duro, que los asentamientos impiden la creación de dos estados separados y en último término la paz. Y avisó de que las acciones del Gobierno israelí dificultan la solución de los dos estados, condición necesaria para la paz.

“El primer ministro israelí apoya en público una solución con dos estados, pero su coalición actual es la más derechista de la historia de Israel, y su agenda la controlan los elementos más extremistas”, dijo. El resultado, añadió, es que las políticas de Netanyahu conducen a la creación de un solo estado.

Kerry dio a entender que mantener el statu quo desembocaría en un régimen de segregación en el que los palestinos vivirían en un estado que, si desease mantener su carácter judío, les negaría derechos civiles.

Si el Gobierno israelí decide que la mejor opción es un solo estado que incluya los territorios palestinos, "Israel puede ser judío o democrático, dijo. "No puede ser ambas cosas", añadió.

Más información