Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía israelí interroga a Netanyahu por un caso de corrupción

El defensor del Estado autoriza una investigación para saber si el primer ministro recibió, sin declarar, valiosos regalos de empresarios

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha sido interrogado este lunes por la tarde en su residencia oficial en Jerusalén bajo sospecha de corrupción. La policía israelí ha efectuado un interrogatorio para averiguar si el líder del Ejecutivo ha faltado a sus deberes como funcionario público al recibir supuestamente, sin declararlos, valiosos obsequios de acaudalados empresarios.

Ampliar foto
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante una reunión de su partido en el Parlamento, este lunes. AFP

El defensor del Estado de derecho y asesor jurídico del Gobierno, Avijai Mandelblit, allegado a Netanyahu, fue quien autorizó a las autoridades policiales a proceder con el interrogatorio, sin límites de tiempo. El primer ministro anunció previamente que concederá "todo el tiempo necesario" a los investigadores —bajo órdenes del jefe de la Unidad Nacional para la Investigación de Estafas, Kodesh Bar Nur— para cumplir con su misión. Y advirtió a sus adversarios: "Esperad con las celebraciones, no os apresuréis. [...] no ocurrirá nada, porque no hay nada".

Mandelblit había ralentizado la investigación durante largo tiempo y prohibido la publicación de detalles concernientes al supuesto caso de corrupción, lo que pudo animar a posibles informantes para ofrecer testimonios al respecto. Una vez la policía termine con su actividad, podrá recomendar a la autoridad judicial el enjuiciamento de Netanyahu.

La policía sospecha que Netanyahu, quien lleva ocho años en el poder, ha estado recibiendo favores y obsequios por valor de cientos de miles de shekel (decenas de miles de dólares). Personalidades familiarizadas con los supuestos hechos creen que, si se concretaran las las sospechas, producirán "un terremoto".

La instrucción incluye 50 testimonios, entre ellos el del empresario judío estadounidense Ron Lauder, un viejo amigo de Netanyahu, que confirmó a la policía haber dado varios regalos al primer ministro y financiar un viaje al extranjero para su hijo Yair, informó el diario "Haaretz".

En su defensa, Netanyahu acusa a la prensa de "perseguir" a él y a su mujer, Sara, frecuentemente criticados por su "vida dispendiosa", y asegura que "no hay y no habrá nada" que lo condene. A sus adversarios, además, les advierte de que si desean llegar al poder, el único camino es a través de las urnas. "Esperad con las celebraciones, no os apresuréis", ha dicho este lunes en el Parlamento a aquellos que esperan su caída. El equipo de abogados detrás de Netanyahu explica que no tiene nada de malo que sus amigos millonarios le hagan regalos.

Según recientes sondeos de popularidad, a dos años de las elecciones, el primer ministro israelí aventaja cómodamente a sus rivales a pesar de hallarse al frente de una problemática coalición de Gobierno.

De momento, los posibles cargos contra el primer ministro que sopesan los detectives especializados en los delitos de "cuello blanco", son un misterio. Netanyahu tardó días en responder a la citación policial. "Lo que sé, como ustedes, lo sé de lo que dice la prensa", declaró la ministra de Justicia, Ayelet Shaked, a la emisora del Estado israelí.