Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel se disculpa tras filtrarse un vídeo en el que un diplomático trama la destitución de políticos británicos

En la grabación se muestra cómo el empleado de la embajada en Londres llama "idiota" a Johnson

El secretario de Estado británico Alan Duncan, en Atenas el pasado 5 de junio.
El secretario de Estado británico Alan Duncan, en Atenas el pasado 5 de junio. AFP

El embajador de Israel en el Reino Unido, Mark Regev, pidió disculpas por las declaraciones de un empleado de la legación diplomática israelí que el pasado mes de octubre fue grabado por un reportero encubierto de la cadena de televisión Al Yazira sugiriendo a una amiga, Maria Strizzolo, ayudante del parlamentario británico Robert Halfon, que habría que "derribar" a varios diputados británicos que "causan problemas" a Israel, entre ellos, el actual viceministro de Exteriores británico, Alan Duncan.

En el vídeo, hecho público por la cadena qatarí, el israelí Shai Masot -al que algunos medios británicos apuntan como oficial de inteligencia y que según publican varios medios israelíes es un militar israelí contratado oficialmente por la embajada para asesorar en asuntos políticos-, menciona a Duncan como uno de los objetivos de la supuesta conspiración pero también tacha de "idiota" al titular de Exteriores británico, Boris Johnson. "Es un idiota pero se ha convertido en Ministro de Exteriores sin ninguna responsabilidad. Si algo sucede realmente no será culpa suya, sino cosa de Alan Duncan", dice Masot criticando la pasividad de Johnson en los asuntos relacionados con Israel.

Según el comunicado hecho público por la embajada israelí en Londres, Regev habló personalmente con Duncan para pedirle disculpas por unas palabras "completamente inaceptables" de "un empleado de rango inferior, no un diplomático de la embajada, cuyo contrato acabará próximamente", asegura el texto. Desde el Foreign Office dan por zanjado el asunto y su portavoz considera que tras la disculpa israelí "queda claro que esos comentarios no reflejan el punto de vista de la embajada o el gobierno de Israel. El Reino Unido tiene una sólida relación con Israel y consideramos este asunto cerrado", concluye.

Las declaraciones del escándalo fueron grabadas en el restaurante Aubaine, situado frente a la Embajada israelí en Londres, por un reportero que al parecer logró engañar a los protagonistas de la cinta haciéndose pasar por un activista pro israelí llamado Robin. En realidad, según Al Yazira, la cámara oculta formaba parte de un reportaje de investigación en el que la cadena quería denunciar el grado de influencia de los israelíes en los parlamentarios ingleses y en la política británica en Oriente Medio.

Tanto Masot como Strizzolo intentaron quitar hierro al asunto asegurando que simplemente fue una conversación privada "de cotilleo" entre amigos -en palabras de esta última- no una conspiración como publica el rotativo Inglés The Mail on Sunday. Para Strizzolo, además, es "irrisorio" pensar que ella tenga la capacidad de influir en la política inglesa como para poder derribar a Duncan o cualquier otro diputado

Alan Duncan no goza de muy buena prensa en Israel ya que es conocido por respaldar la creación del estado palestino en las fronteras del 67. Su encendido discurso en 2014 en el Royal United Services Institute recordando que el gobierno británico desde 1967 tiene un posición clara en cuanto a que Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este legalmente no forman parte de Israel, levantó ampollas. En aquella ocasión también comparó el día a día de los palestinos que viven en el centro histórico de Hebron con el apartheid de Suráfrica aunque lo que más tormenta desata en Israel es su denuncia constante de la política de asentamientos del gobierno del primer ministro hebreo, Benjamin Netanyahu. "La ocupación, anexión, ilegalidad, negligencia, complicidad, es un cóctel perverso que ha traído la vergüenza para Israel", dijo recientemente Duncan en declaraciones a la BBC.