Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crisis política en Irlanda del Norte tras la dimisión de Martin McGuinness

El número dos del Ejecutivo de coalición deja su cargo en protesta por la gestión de un escándalo en la política de energías renovables del Gobierno de Belfast

El viceministro principal noirlandés, Martin McGuinness, en Londres, el 24 de octubre de 2016. Ampliar foto
El viceministro principal noirlandés, Martin McGuinness, en Londres, el 24 de octubre de 2016. EFE

El anuncio de la dimisión del vice ministro principal norirlandés, el histórico dirigente nacionalista Martin McGuinness, sumió este lunes a Irlanda del Norte en una crisis política que desembocará con toda probabilidad en unas elecciones autonómicas anticipadas. McGuinness, número dos del Ejecutivo de coalición entre protestantes y católicos, comunicó que dejará su cargo en protesta por la gestión de un escándalo en la política de energías renovables del Gobierno de Belfast que salpica, a su entender, a Arlene Foster, ministra principal y líder del Partido Democrático Unionista (DUP), socio mayoritario de la coalición.

Según McGuinness, número dos del Sinn Féin, antiguo brazo político del inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), Foster se ha negado a investigar el funcionamiento de un plan de incentivos para la energía renovable, que ella misma introdujo en 2012. El proyecto fallido se ha convertido en un escándalo que puede costar al contribuyente cerca de 500 millones de libras (575 millones de euros) y que lleva un mes enfangando la política norirlandesa, entre reiteradas llamadas a la dimisión de la ministra principal.

Arlene Foster ha pedido disculpas por su papel en la puesta en marcha del polémico plan, pero ha entorpecido, según sus críticos, una investigación a fondo del escándalo. En su carta de dimisión, el que fuera jefe negociador del Sinn Féin durante el proceso de paz norirlandés —y que admitió ante la justicia que fue mando del IRA—, asegura que la postura de Foster “no es creíble ni sostenible” y llama a unas nuevas elecciones “que permitan a la gente juzgar democráticamente” la conducta de la ministra principal. McGuinness destaca que en los últimos diez años ha trabajado “con los líderes del DUP y tendido la mano a los unionistas sobre la base de la igualdad, el respeto y la reconciliación”, pero “en este tiempo las acciones del Gobierno británico y el DUP han minado las instituciones y erosionado la confianza de los ciudadanos”.

La salud de Martin McGuinness, de 66 años, lleva semanas siendo objeto de especulaciones desde que el mes pasado cancelara un viaje a China, en compañía de Foster, por prescripción médica. Pero este lunes el vice ministro principal negó que su salud tuviera nada que ver con su decisión de dimitir.

El ya ex vice ministro principal ha dejado claro que el Sinn Féin no le sustituirá en el puesto. En caso de dimisión de alguno de sus dos principales cargos, el Gobierno de coalición entre unionistas y nacionalistas cae, según las complejas normas que lo regulan, de manera que parece inevitable la convocatoria de comicios autonómicos. La Asamblea norirlandesa tiene previsto celebrar el próximo lunes su primera sesión después de las vacaciones navideñas. Se espera, por tanto, que la cámara apruebe en esa fecha la disolución del Ejecutivo de coalición y la suya propia, lo que conduciría a unas elecciones en las próximas semanas.