Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La epidemia de gripe satura los hospitales franceses

La ministra de Sanidad pide la suspensión de operaciones programadas para atender a los afectados

Hospital de Villeneuve-Saint-Georges, en París, el pasado miércoles. AFP

Algunas ambulancias tardan 24 horas en encontrar una cama de hospital para depositar a un afectado por la gripe estacional. La situación en Francia es crítica. Uno de cada seis hospitales está saturado y las autoridades temen un pico de mortalidad como ocurrió hace ya dos años. La cepa de este año viene con el virus tipo A (H3N2), primo hermano del que sufrió el país hace dos años y que causó una sobremortalidad de 18.000 personas. La ministra de Sanidad, Marisol Touraine, ha pedido este miércoles a los hospitales que anulen operaciones programadas y otros actos médicos con el fin de liberar camas para los afectados.

La epidemia está castigando de manera especial a los mayores de 65 años. La primera y gran voz de alerta la ofreció este fin de semana la residencia de ancianos Korian Berthelot, en Lyon, donde entre el 23 de diciembre y el 7 de enero, han muerto trece de los 110 residentes. La vacuna es, según Sanidad, el sistema más seguro para reducir riesgos, pero al tiempo se muestra menos eficaz que otros años. Seis de los trece muertos estaban vacunados. Todos tenían una media de 91,5 años.

Los servicios de emergencia están al límite de su capacidad, según ha admitido Marisol Touraine. Es una epidemia sobre los cuales los servicios sanitarios llevan semana alertando. Ya a mediados de diciembre, en los consultorios de Francia abundaban las mascarillas que las enfermeras ofrecían a los pacientes. “La gripe de este año es muy mala”, advertían. La cepa es parecida a la que afectó a los franceses hace dos años. 2,9 millones de personas sufrieron la gripe entonces.

Las zonas francesas más afectadas son Isla de Francia (la provincia de París) y Auvernia-Ródano-Alpes, donde se sitúa la residencia Berthelot. François Braun, presidente del SAMU-Urgencias Francia, califica la situación de “crisis sanitaria”.