Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Trump: la imprevisibilidad en la política

José Ignacio Torreblanca, Elvira Lindo y Michael Reid debaten sobre los efectos de la futura presidencia estadounidense en Europa y América Latina

Ampliar foto
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. EFE

Las consecuencias que tendrá en Europa y América Latina la política exterior del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, son aún una profunda incógnita. Esta es la conclusión unánime que se desprende de la mesa redonda ¿Qué hará Trump frente a Europa y América Latina?, organizada por la cadena NTN24, Casa América y EL PAÍS, que se ha celebrado este jueves en Madrid. "Todavía tiene que decidir [Trump] qué es lo que va a hacer. Hasta ahora, sigue dedicándose a sumar eslóganes y frases fáciles", subrayó José Ignacio Torreblanca, jefe de Opinión de EL PAÍS. El debate, abierto al público y moderado por el periodista colombiano Juan Carlos Iragorri, contó con la participación de Elvira Lindo, periodista y escritora española, y Michael Reid, columnista de The Economist especializado en España y América Latina.

En el plano económico, Iragorri destacó, tras asegurar que la última rueda de prensa del magnate había "dejado en estado de shock a medio mundo", que el comercio entre Estados Unidos y México, que representa más de 1.000 millones de dólares diarios, corre un serio peligro. "Podría acabar con el NAFTA —Tratado de libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, en vigor desde 1994— en un plazo de seis meses y gravar las remesas que suponen el 2% del PIB de México", aseguró Reid, quien añadió que "hay 5 millones de empleos en EE UU que dependen inexorablemente de una buena relación con el país vecino". Lindo, que residió 12 años en Nueva York, explicó que Trump "puso la semilla racista en los lugares del país donde hay menos mexicanos, donde el desconocimiento hacia el extranjero es total".

"Lo sorprendente es que Trump mantiene una visión de las relaciones económicas internacionales propia del siglo XVIII o XIX. Pensar que solo puedes enriquecerte a costa del vecino es un disparate que ignora siglos de ciencia empírica y la propia trayectoria de EE UU", destacó Torreblanca, quien residió unos años en Washington. El jefe de Opinión de EL PAÍS agregó que el país gobernado por Enrique Peña Nieto "está en la primera línea de fuego y no tiene poder para oponerse". "Pobre México, tan lejos del buen gobierno y tan cerca de Trump", apuntaló Reid.

Junto a México, uno de los países latinoamericanos que más puede sufrir las consecuencias del futuro Gobierno estadounidense es Cuba. "Las relaciones [entre EE UU y Cuba] se rompieron 17 días antes de que llegara Kennedy a la presidencia y se sucedieron 11 presidentes hasta poder restablecerlas. ¿Puede Trump, como dijo en Florida, revertir todo lo avanzado por la Administración de Obama?", introdujo Iragorri. "Esperemos que no, sería tremendo. No sabemos lo que va a hacer", respondió Lindo. "Es impredecible. No sabemos si verá un negocio bonito o si volverá a los años de máxima tensión con la isla", opinó Reid. "Ojalá fuera un frío hombre de negocios, entonces sería previsible", según Torreblanca.

Europa

Preguntado sobre la relación de Trump con Putin, Torreblanca aseguró que el presidente electo puede suponer una amenaza para la UE y la OTAN: "Ha costado mucho forjar una posición común frente a Rusia. La UE no pretende castigar ni enfrentarse con el Kremlin, simplemente quiere imponer unas líneas rojas. Merkel ha marcado muy bien el camino y debemos mantenernos firmes". "Putin sabe que los europeos no vamos a morir por Ucrania, y parece que Trump le está ofreciendo a Putin la posibilidad de reclamar lo que quiera del espacio soviético", apuntaló. "La relación entre Trump y Putin es más propia de una novela de John Le Carré que de la realidad", ironizó Reid.

"En Europa ya tuvimos un banco de pruebas con Silvio Berlusconi [primer ministro de Italia en tres etapas distintas], aunque Italia es un país muy poderoso culturalmente pero sin la influencia de EE UU", señaló Lindo. "La persona que critica compulsivamente a actores desde su casa va a comenzar a codearse con presidentes y primeros ministros europeos en unas semanas", agregó la escritora. "Trump es el test perfecto para el sistema constitucional estadounidense. Es lo más cercano que puede haber a un fascismo genuinamente norteamericano", recalcó Torreblanca.

En materia social, los ponentes destacaron la fractura social que puede agravarse con la presidencia del magnate. "Sus políticas van a suponer un retroceso a los años 60. Va a provocar disturbios sociales y va aumentar la frustración por los problemas sociales", destacó Torreblanca. "Tiene suerte de llegar al poder en una etapa positiva para la economía estadounidense", matizó Reid.

Más información