Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump asegura que México va a reembolsar a Estados Unidos por el muro

El presidente electo dice que no quiere esperar un año para iniciar la construcción fronteriza

El muro con México se va a construir lo antes posible y México va a reembolsarle a Estados Unidos todos los costos que deba adelantar, afirmó el presidente electo, Donald Trump, este miércoles. Su intención es iniciar de inmediato las negociaciones con el Gobierno de Enrique Peña Nieto para acordar la forma de pago, pero no quiere esperar a que estas concluyan para empezar su construcción, explicó en su primera rueda de prensa en casi seis meses.

El presidente electo, Donald Trump, en rueda de prensa en Nueva York Reuters-Quality

“Podría esperar un año o un año y medio hasta que concluyan las negociaciones con México que comenzarán de inmediato en cuanto asuma la presidencia, pero no quiero esperar”, justificó Trump su decisión de adelantar la construcción con dinero estadounidense. Y "va a ser un muro, no una valla", puntualizó.

La noticia de que Trump quiere adelantar el proyecto fronterizo con dinero de los contribuyentes estadounidenses se conoció la semana pasada, cuando se reveló que el equipo de Trump quiere que en la próxima ley presupuestaria, a ser aprobada en abril, se incluya una partida para comenzar la construcción del muro. Su vicepresidente, Mike Pence, se ha puesto ya en contacto con las instituciones responsables para “lograr la aprobación final para el muro”, aclaró hoy.

El presidente electo reaccionó indignado cuando la prensa afirmó la semana pasada que este plan suponía una ruptura de su promesa de campaña de que México cargará con todos los gastos de ese muro, algo que el país vecino ha rechazado de forma reiterada. Trump se reafirmó este miércoles en su promesa y manifestó su convicción de que México devolverá todo el dinero invertido en la construcción que ha condenado de forma inequívoca.

“México, de alguna manera, y hay muchas, nos va a reembolsar el costo del muro”, aseveró Trump. “Va a pasar, ya sea mediante un impuesto o, más probablemente, un pago, va a pasar”, insistió.

El presidente electo aseguró que respeta tanto al pueblo como al Gobierno mexicano, que es “fantástico” y al que no “echa la culpa de haberse aprovechado” de EE UU. Pero eso es algo, agregó, “que nunca deberíamos haber permitido y que no va a suceder más”. “México va a pagar por el muro, nos va a reembolsar”, reiteró.

Las nuevas declaraciones sobre México de Trump en Nueva York pusieron en una situación incómoda a su designado como secretario de Estado, Rex Tillerson, que comparecía al mismo tiempo en el Senado en Washington en la primera de las audiencias agendadas para su confirmación como jefe de la diplomacia estadounidense.

El senador demócrata, Bob Menéndez, le preguntó si afirmar, como hizo Trump desde el principio de su campaña, que los inmigrantes mexicanos traen “crimen, drogas y son violadores” es una manera apropiada de relacionarse con uno de los principales socios políticos y comerciales de EE UU. “Nunca caracterizaría a una población entera de gente con un solo término, en absoluto”, replicó Tillerson, en un nuevo desmarque de la retórica incendiaria de su futuro jefe.

¿Le ayudan declaraciones como esas a su trabajo como secretario de Estado?, insistió Menéndez, que recordó además que “la última vez que un país intentó amurallarse para separarse de su vecino fue Alemania en 1961 y lo realizó la Alemania comunista del Este”.

“México es desde hace mucho tiempo un vecino y amigo de este país y vamos a relacionarnos (con México) por su importancia para nosotros en este hemisferio”, replicó Tillerson, ignorando el comentario del senador de Nueva Jersey. “Tenemos muchos, muchos asuntos en común, muchas áreas de preocupación compartida", agregó.

 

Más información