Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cónsul de México en Barcelona renuncia tras el escándalo de los medicamentos falsos

El exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera, abandona su cargo tras la denuncia de los actuales mandatarios estatales. Le acusan de comprar remedios inútiles contra el cáncer

Fidel Herrera, a la derecha y Javier Duarte, en una acto en 2013.
Fidel Herrera, a la derecha y Javier Duarte, en una acto en 2013.

El cónsul de México en Barcelona, Fidel Herrera, ha renunciado a su cargo por el caso de los medicamentos falsos. Esta semana, el Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, acusaba a sus dos antecesores, Javier Duarte y el propio Herrera, de comprar tratamientos falsos de quimioterapia. Duarte es prófugo de la justicia mexicana por otros delitos, entre ellos delincuencia organizada. Herrera, uno de los máximos representantes de México en España, deja su puesto para defenderse y hacer "política interna".

El caso estalló el pasado lunes, cuando Yunes denunciaba a Duarte en una conferencia de prensa. Durante su gobierno, acusó el actual gobernador, "una quimioterapia que se administraba a niños no era realmente un medicamento, sino que era un compuesto inerte, era prácticamente agua destilada".

Al día siguiente, Yunes ampliaba su acusación contra el antecesor de Duarte, Fidel Herrera. El mandatario explicaba que la primera vez que se habían empleado las quimios falsas fue durante su administración. Sin embargo, en mayo de 2011, cuando Duarte ya estaba al mando del Gobierno estalal, la empresa Roche avisó de que esos medicamentos eran apócrifos. Duarte ignoró el informe de la empresa, dijo Yunes, para encubrir a Herrera.

En esos días, Yunes dijo también que durante la gestión de Duarte se compraron decenas de miles pruebas falsas del VIH.

El excónsul mexicano en Barcelona ha declarado en entrevista al diario El Universal que "tratar de acusarme de algo tan increíblemente falso es solamente parte de una estrategia enferma para desprestigiarme".

Herrera ha explicado además por qué la farmacéutica Roche analizó muestras de los medicamentos que tenían en bodega. El 15 de octubre de 2010, dice, apenas un mes antes de que concluyera su mandato, una enfermera se dio cuenta de una ampolla de Avastín, el medicamento en cuestión, parecía irregular, por lo que funcionarios del Gobierno lo analizaron, y luego lo mandaron a la empresa.

El Gobierno de Yunes ha denunciado a Duarte y Herrera ante la fiscalía estatal, además de sus respectivos secretarios de Salud.

Más información