Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los portugueses huyen del cine portugués

Las películas nacionales apenas atrajeron al 2% del público en 2016, tres veces menos que el año anterior

'A canção de Lisboa', la película portuguesa más vista en 2016.
'A canção de Lisboa', la película portuguesa más vista en 2016.

En un buen año para el cine en Portugal, con casi un millón de espectadores, ha sido uno de los peores años del siglo para las películas portuguesas. Apenas el 2% de los espectadores vieron una película portuguesa, el porcentaje más bajo desde el excepcional año 2011 cuando el país tuvo que pedir el rescate financiero y se cortó todo el gasto público que no fuera de primera necesidad.

El porcentaje de portugueses que vieron un filme de su nacionalidad fue en 2016 tres veces inferior al del año anterior, según el anuario del Instituto Portugués del Cinema. Hace una década asistía a programación portuguesa el 16,3% del total, hoy es el 2,3% y, por recaudación, el 2,1%. Pese a ello, se realizan las mismas películas que en 2007, un total de 52.

Es difícil encontrar en otro país europeo tanta desconexión entre el cine nacional y su propio público. En Italia, aunque cayó mucho el pasado año, se quedó en el 20%, en el Reino Unido la producción independiente es el 10,5% (aparte de las megaproducciones en colaboración con Hollywood), en España, el 14%, en Alemania es del 40% y en Francia se acerca al 50%, según datos del Observatorio Audiovisual Europeo.

La décima película más vista del país, los dibujitos de Angry bird, atrajo tanto público como las diez películas portuguesas más populares (280.000 espectadores). A canção de Lisboa, un remake de los años treinta fue el título nacional de más éxito del año, con 187.000 espectadores.

La explicación al abandono del cine nacional no se puede encontrar en causas económicas. Las entradas de cine cuestan de media 5,3 euros, el IVA es del 10% (las palomitas, el 23%) y, sobre todo, el público portugués tiene que ver las películas extranjeras en su idioma nacional, apenas subtituladas (con excepción de las infantiles). Aún así, las películas norteamericanas se llevan el 85% de la recaudación y del público.