Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el ministro holandés de Justicia por ocultar unos pagos a un narcotraficante

El político había omitido al Parlamento detalles de un acuerdo con el delincuente que ya costó el puesto en 2015 a su predecesor, y también al antiguo secretario de Estado

El ministro de Justicia de Holanda, Ard van der Steur, en La Haya, Holanda, este jueves. EFE

Ard van der Steur, ministro holandés de Justicia, ha dimitido este jueves por haber ocultado al Congreso, cuando era diputado liberal de derecha, la cifra exacta de los pagos efectuados en 2001 a Cees H., un presunto narcotraficante. La policía había bloqueado sus cuentas en busca de pruebas, pero cuando la Fiscalía General de Estado no pudo encontrarlas, el delincuente recuperó casi 5 millones de florines (unos 2.200.000 euros). A cambio, debía abonar una multa de 750.000 florines (unos 300.000 euros) y el fisco no sería informado.

Aquellos días, el político ahora caído aconsejó al Ministerio de Justicia que no explicara el pacto a la Cámara, ni tampoco indicara la suma exacta. Esta noche, su salida se ha producido durante un agrio debate parlamentario, precipitado por la publicación de un libro sobre el asunto. Firmado por el periodista Bas Haan, presenta un correo electrónico donde Van der Steur recomienda silencio a Justicia. El programa televisivo Nieuwsuur, de la cadena pública, desveló a su vez el lunes el mensaje, y la oposición en pleno exigió la presencia del político. En 2015, el mismo embrollo le costó el puesto a Ivo Opstelten y Fred Teeven, titular y secretario de Estado, respectivamente, de Justicia.

Durante el debate, Van der Steur ha tratado de convencer a los diputados de que nunca quiso “ocultar nada” cuando era uno de ellos. Que también le “parece importante ser responsable”, y el primer ministro, Mark Rutte (son miembros del mismo partido) “no sabía nada”. Pero ante el rechazo general, ha admitido que no tenía la confianza del Congreso y se ha ido.

Se da la circunstancia de que ninguno de los tres dimitidos ostentaba el puesto que luego debieron abandonar en el momento del trato con Cees H. El secretario de Estado Teeven, era el fiscal general del Estado que pactó con el criminal. El exministro Opstelten era alcalde de Róterdam, y su sucesor, Van der Steur, un mero diputado. Los tres, sin embargo, estuvieron involucrados antes de ocupar el ministerio. Cees H. fue encarcelado 9 años por tráfico de drogas y consiguió escapar en 1985. Detenido en 1993, se dedicaba supuestamente al tráfico internacional de hachís. En su calidad de fiscal, Teeven ordenó su arresto, pero acabó dejándole los 5 millones de euros en una cuenta el Luxemburgo porque no pudo demostrar el delito. Cuando llegó al ministerio, de nuevo el programa Nieuwuur desveló los detalles del viejo acuerdo monetario. Opstelten, a la sazón ministro de Justicia, y jefe de Teeven, dijo que “no encontraba el recibo de los 5 millones de florines”. Al final apareció, y ambos tuvieron que marchar.

Más información