Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas del veto de Trump: “Están en shock, confundidos, tienen miedo”

Se calcula que hay unas 200 personas retenidas por todo EE UU que están en riesgo de ser deportadas en aplicación de la orden ejecutiva

Protestas por el veto de Trump en la terminal de llegadas del aeropuerto internacional de san Francisco. Reuters-Quality

El veto temporal a la entrada de ciudadanos de varios países musulmanes decretado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el pretexto de "proteger al país de la entrada de terroristas extranjeros" ha provocado que cientos de personas hayan visto bloqueado su acceso a territorio estadounidense. Algunos están, además, en peligro de expulsión. No obstante, la incertidumbre es grande ya que la decisión de Trump ha quedado bloqueada parcialmente durante la noche el sábado por una juez de Nueva York.

Se calcula que hay unas 200 personas retenidas por todo EE UU que están en riesgo de ser deportadas en aplicación de la orden ejecutiva. El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha cifrado en 375 los pasajeros que se han visto afectados por el decreto. De ellos, 109 son personas en tránsito a EE UU a las que se les ha denegado la entrada en el país. A otras 173 se les ha negado el embarque en sus vuelos a EE UU en aeropuertos de origen. Se trata de padres que viajaban al país norteamericano para reunirse con sus familias, estudiantes en universidades estadounidenses o refugiados que huyen de la guerra. Estos son algunos de los casos más llamativos, las principales reacciones y los últimos acontecimientos:

- En Nueva York, más de una decena de personas han sido retenidas en el aeropuerto internacional JFK, incluidos dos iraquíes que habían obtenido visados especiales para trasladarse a EE UU. Uno de ellos, Hameed Jhalid Darweesh, ha sido liberado tras horas de detención y después de la mediación de varias organizaciones y de dos congresistas demócratas. Darweesh, de 53 años, había obtenido un visado para él y su familia tras haber cooperado durante años con las fuerzas armadas estadounidenses en Irak. "Apoyé al Gobierno de EE UU desde el otro lado del mundo, pero cuando llegué aquí me dijeron 'no' y me trataron como si me hubiese saltado las reglas o hubiese hecho algo malo", ha lamentado el hombre.

Behzad Honarjou, de 43 años y que es desde hace un año ciudadano estadounidense, iba a recoger a su madre, Shahin Haffanpour, de 70 años, en el aeropuerto el sábado. Pero cuando llegó de Irán vía Dubai, le dijeron que la enviarían de vuelta a casa, según cuenta The Washington Post. "No sé qué hacer", se ha lamentado y ha contado que un abogado presentó una petición de emergencia, pero los tribunales estaban cerrados. Haffanpour tiene una visa de inmigrante, ha contado su hijo, que solicitó hace un año y recibió en septiembre en la Embajada de los Estados Unidos en Ankara (Turquía). Pero la mujer estuvo en Irán un tiempo porque tenía que alquilar su casa y arreglar sus asuntos antes de viajar a EE UU. El diario cuenta otros muchos casos, como el de Sarah Assali, que asegura que seis miembros de su familia de Siria fueron retenidos en el aeropuerto internacional de Filadelfia. Son inmigrantes cristianos que habían viajado más de 24 horas desde Damasco hasta Beirut, luego a Doha y finalmente, a Filadelfia. Tenían visas para reunirse con sus familiares. En menos de tres horas fueron trasladados a un avión de regreso a Doha, según explicó Assali. No se les permitió llamar o comunicarse con su familia en Estados Unidos antes de ser deportados, según Assali, cuyos familiares "están en estado de shock, confundidos, tienen miedo".

- Varias compañías aéreas también se han negado a dejar embarcar a iraníes con visados estadounidenses. Una estudiante iraní de California con billete para regresar a EE UU el 4 de febrero ha recibido la notificación de que su permiso acaba de ser cancelado, según la agencia France Presse (Afp). “He hablado con mi Universidad y estaban sorprendidos”, declaró la estudiante. “Me tienen que enviar una carta para que pueda intentar volar desde Europa”.

- Dos pasajeros procedentes de Oriente Próximo que hacían transbordo en Ámsterdam (Holanda) para volar a Estados Unidos han sido devueltos a sus países de origen, según representantes de la compañía aérea KLM. La razón, según las fuentes, es porque "no se les habría permitido entrar [en EE UU]". "Tuvimos que informales en el mismo aeropuerto y ofrecerles un billete de vuelta", explicaron. Otros cinco pasajeros que volaban también con KLM, y que debían hacer transbordo en la capital holandesa pero que aún no habían embarcado en sus respectivos países, también fueron "invitados" a quedarse en tierra.

 - La medida también afecta a extranjeros que tienen la residencia permanente en EE UU. Los ciudadanos de los siete países de mayoría musulmana vetados por Trump (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán) que poseen la tarjeta de residente permanente (la llamada Green Card) y se encuentren fuera del país necesitarán una exención del consulado estadounidense para regresar, según ha aclarado el Gobierno de Washington. Según cálculos de la web de investigación periodística ProPublica basados en datos estadísticos, unos 500.000 ciudadanos de esos siete países han recibido una Green Card durante la última década.

El veto afecta también a aquellos que tengan doble nacionalidad, según ha informado el rotativo The Wall Street JournalAsí, por ejemplo, un iraquí con doble nacionalidad británica no podrá ingresar en EE UU aunque utilice su pasaporte del Reino Unido, que hasta ahora le permitía viajar sin visado.

- Los efectos del veto también tienen su impacto en ceremonias tan estadounidenses como los Oscars. El cineasta iraní Asghar Farhadi, nominado por El viajante, no podrá acudir a la gala, según ha confirmado a través de Twitter Trita Parsi, presidente del Consejo Nacional Iraní Estadounidense.

- El veto ha provocado protestas en el aeropuerto neoyorquino JFK y en otros puntos del país como Washington, Chicago, Minneapolis, Denver, Los Ángeles, San Francisco y Dallas. "Déjenles entrar", "Todos son bienvenidos aquí" o "Esto es ilegal" son algunas de las pancartas que podían verse en la concentración en el aeropuerto neoyorquino, respaldada por varios grupos de derechos civiles y de protección de los inmigrantes.

- El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha proclamado la disposición de su país a acoger a quienes se vean obligados a huir de sus países, sea cual sea su religión. "A quienes huyen de la persecución, el terror y la guerra, los canadienses os dan la bienvenida, sea cual sea vuestra religión. La diversidad es nuestra fuerza", ha dicho Trudeau en Twitter

- La rival de Trump en la campaña, Hillary Clinton, ha dicho en Twitter: "Esto no es quienes somos". Otro tuit muy comentado ha sido el del senador por Connecticut Chris Murphy, demócrata, que ha escrito, junto con una foto del niño sirio Aylan, muerto en una playa de Turquía en 2015: "A mis colegas, no volváis a darme una charla sobre el liderazgo moral estadounidense si decidís callar hoy". Y pocas horas después de la aprobación del decreto, miles de usuarios de Twitter han rescatado un mensaje del ahora vicepresidente, Mike Pence, que en 2015 consideró "inconstitucional" prohibir la entrada de musulmanes.

- Desde Europa, el presidente francés, François Hollande ha emitido un mensaje claro y contundente al afirmar que Europa "debe responder" a esas posiciones más radicales de Trump, mientras que la primera ministra británica, Theresa May, "no está de acuerdo" con el veto, según ha informado esta madrugada un portavoz oficial citado por los medios locales.

 - Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, ha mostrado su preocupación y ha recordado a Trump que EE UU es un país "es una nación de inmigrantes".

Más información