Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las principales cancillerías europeas rechazan el veto migratorio de Trump

Bruselas estudiará las consecuencias de las restricciones a los ciudadanos europeos con doble nacionalidad

Londres / Bruselas / Venecia / Berlín

No han pasado ni 24 horas desde que decenas de refugiados e inmigrantes vieron vetada su entrada a territorio estadounidense por orden ejecutiva del presidente Donald Trump y los líderes europeos ya se han pronunciado en su contra. Se trata de la primera vez que los grandes jefes de Gobierno de algunos países de la Unión Europa (UE) unen sus voces contra el presidente estadounidense y critican una de sus medidas más polémicas que rechaza la entrada al país no sólo de libios, somalíes, sudaneses, iraquíes, iraníes, yemeníes y sirios, sino también a aquellos ciudadanos que ostenten doble nacionalidad, si una de ellas pertenece a algún país de la lista. Si ayer fue el presidente francés, François Hollande, el que instó a ofrecer “una respuesta con firmeza” y unida contra Trump, este domingo han sido la canciller, Angela Merkel, y la premier británica, Theresa May, las que han criticado la última medida del polémico presidente de EE UU. “La lucha contra el terrorismo no justifica poner bajo sospecha generalizada a personas de una confesión o con un pasado específico”, dijo el portavoz de Merkel. El Gobierno británico, por su parte, entablará conversaciones con la Administración de Trump para tratar el asunto.

entrada de refugiados Ampliar foto
Manifestantes estadounidenses protestan el sábado 28 de enero de 2017 en el aeropuerto de Nueva York JFK por el veto de Trump a la entrada de refugiados. AFP

Reino Unido: "Estigmatizar es equivocado"

Después de escenificar el vigor de la relación especial el viernes en Washington, donde May se convirtió en la primera dirigente internacional recibida en la Casa Blanca de Trump, la primera ministra británica ha ordenado este domingo a sus ministros de Exteriores y de Interior que se pongan en contacto con sus homólogos en el Gobierno estadounidense para trasladarles sus quejas por el decreto del presidente que veta la entrada en Estados Unidos a las personas de siete países musulmanes. Las conversaciones de los ministros, según la cadena BBC, estarán centradas en proteger los derechos de nacionales británicos que puedan verse afectados por la medida.

Al menos dos figuras públicas de Reino Unido han alzado la voz como afectados por la prohibición de Trump. El diputado tory Nadhim Zahawi, nacido en Irak, señaló que no podrá viajar a EE UU mientras siga en pie el veto. “La reina me hizo caballero, y Trump me ha convertido en un alien”, declaró en un comunicado el corredor de fondo y medallista olímpico británico Mo Farah, que nació en Somalia y vive en EE UU.

El propio ministro de Exteriores, Boris Johnson, se adelantó a la primera ministra y declaró a través de su cuenta de Twitter, que “estigmatizar por razón de la nacionalidad” es “divisivo y equivocado”. “Defenderemos los derechos y libertades de los nacionales británicos en casa y en el extranjero”, añadió.

En su salida de la Unión Europea (UE), Theresa May se ha marcado como prioridad una buena relación con EE UU. Pero como demuestra lo sucedido este domingo, la polémica agenda del presidente amenaza con obligar a May a un delicadísimo equilibrio si quiere seguir contando con los Estados Unidos de Trump como su principal aliado en el camino de Reino Unido hacia su nuevo lugar el mundo.

Alemania: "La lucha antiterrorista no justifica la sospecha generalizada"

Las críticas a la decisión de Trump se han hecho oír también en Berlín. La canciller Angela Merkel, que ha evitado siempre responder a los repetidos ataques que ha recibido del presidente de EE UU, mostró a las claras su malestar ante el veto estadounidense a la entrada de inmigrantes y refugiados, en su inmensa mayoría de religión musulmana. “La canciller está convencida de que la lucha decida contra el terrorismo no justifica poner bajo sospecha generalizada a personas de una confesión o con un pasado específico”, aseguró su portavoz.

La líder alemana también recordó la necesidad de acoger a los refugiados de guerra por motivos humanitarios, “obligación que afecta a todos los Estados firmantes de la Convención de Ginebra”, añadió. El Ejecutivo de Berlín "estudiará ahora qué consecuencias tienen esas medidas para ciudadanos alemanes con doble nacionalidad", prosiguió el portavoz. Según el rotativo estadounidenseThe Wall Street Journal, el veto de la Administración de Trump también afecta a aquellos que posean doble pasaporte y uno de ellos sea de uno de los siete países en la lista de países vetados.

Merkel ha reaccionado con un lenguaje muy medido a cada uno de los pronunciamientos públicos de Trump. Cuando ganó las elecciones presidenciales, la canciller expresó sus deseos de colaborar con la nueva Administración estadounidense, pero ya entonces lanzó un mensaje nada habitual. Creyó necesario recordar al nuevo presidente que sus dos países están unidos por valores comunes. Y que solo sobre esa base pueden caminar juntos. “Democracia, libertad, respeto a la ley y dignidad del ser humano independientemente de su origen, color de piel, religión, orientación sexual o convicciones políticas”, avisó Merkel en noviembre del año pasado. Dos meses después, Trump pone algunos de estos valores en entredicho.

Bruselas: "Todos los hombres tienen derechos inalienables"

La UE comienza a lanzar algunos mensajes velados tras días de silencio respecto a las polémicas medidas de Trump. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ha asegurado este domingo que Europa continuará trabajando “con todos países de la región; todos ellos, independientemente de la religión de sus ciudadanos”, según un mensaje divulgado en su blog. Fuentes cercanas a la alta representante aseguran que el servicio diplomático estudia las potenciales consecuencias para los europeos con doble nacionalidad de esos vetos. Sin citar a Trump, pero con intención de distanciarse de su veto a los siete países de mayoría musulmana, añadió: “Nosotros, los europeos, hemos aprendido de nuestra grandiosa y trágica historia que todos los hombres son, antes que nada, seres humanos, con derechos inalienables”.

Francia: "Responder con firmeza"

El presidente francés, François Hollande, ya dijo durante una rueda de prensa posterior a la cumbre de países del sur de Europa en Lisboa (Portugal) este sábado que la UE debe ofrecer "una respuesta con firmeza" a los decretos del magnate estadounidense con unidad. Ese mismo día mantuvo una conversación telefónica con Trump al que le pidió "respeto" al principio de "la recepción de refugiados, según Afp.

Italia: El veto "es inaceptable y crea marginación"

La reacción generalizada de la clase política al cierre de fronteras ejecutado por Donald Trump en las últimas horas ha sido de unánime rechazo. Excepto Matteo Salvini, el líder de la Liga Norte, que calificó al presidente de EE UU como “un grande”, diversas voces han criticado duramente sus medidas. El primer ministro, Paolo Gentiloni, ha remarcado en su cuenta de Twitter que “Italia está anclada en sus propios valores. Sociedad abierta, identidad plural, ninguna discriminación. Son los pilares de Europa”. El ministro del Interior, Marco Minniti, aseguró que “la ecuación inmigración-terrorismo es errónea”. Para Minniti “es inaceptable y crea [el veto] una marginación e insatisfacción que puede ser caldo de cultivo del terrorismo”. Algo parecido a lo que ha expresado la presidenta de la cámara de Diputados, Laura Boldroni, inclinada a pensar que las acciones de Trump “además de minar las bases del principio jurídico internacional, traerán un caos generalizado y alimentarán peligrosas tensiones”.

Holanda: "Lo rechazamos"

"Somos conscientes de la posibilidad de que los terroristas potenciales no pueden abusar de los procedimientos de asilo y los servicios de seguridad tienen aquí una tarea importante. En este contexto, deploramos la prohibición de viajar [a EE UU] (...) por ciudadanos de siete países musulmanes y lo rechazamos", ha dicho este domingo el primer ministro, Mark Rutte, a través de un comunicado.

Bélgica pedirá "explicaciones diplomáticas"

Con más rotundidad que las instituciones europeas, Bélgica pedirá explicaciones a Trump por esa medida extrema. “Estamos en desacuerdo con la prohibición de acceso al territorio de siete países musulmanes. Bélgica no seguirá el ejemplo y pedirá explicaciones por la vía diplomática”, señaló un portavoz del primer ministro belga, Charles Michel, a la agencia estatal.

Austria: "No cabe la sospecha generalizada"

El ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, ha criticado este domingo que Estados Unidos haya impuesto una prohibición de entrada al país a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, informa Efe. "El justificado compromiso contra el terrorismo y el islamismo no puede conducir a que se ponga bajo una sospecha generalizada a toda una comunidad religiosa y a Estados enteros", señaló el jefe de la diplomacia austríaca, conservador, a la agencia APA.

Entre 30.000 y 35.000 austríacos son de origen iraní y se supone que prácticamente todos conservan también esa nacionalidad, por lo que potencialmente tampoco podrían entrar en EE UU ya que este nuevo veto también afecta a aquellos que ostenten la doble nacionalidad.

Irlanda: "Consecuencias humanitarias"

El ministro de Exteriores de Irlanda, Charlie Flanagan, advirtió de que la política de Trump "puede tener consecuencias a largo plazo, tanto en el ámbito humanitario como para las relaciones entre EE UU y la comunidad musulmana mundial".

Suiza: "[Trump] va en la mala dirección"

En Suiza, país celoso de sus fronteras en medio de Europa, el ministro de Exteriores, Didier Burkhalter, declaró que la decisión de Trump "va en la mala dirección", pues las medidas antiterroristas "deben respetar los derechos fundamentales, así como el derecho internacional", y criticó "la discriminación de los seres humanos en razón de su religión o de su lugar de origen".

Canadá: "La diversidad es nuestra fuerza"

El Gobierno de Canadá, vecino del norte de EE UU, utilizando Twitter como vía de comunicación --al igual que ha acostumbrado a la ciudadanía Donald Trump--, dijo, en palabras del propio primer ministro, Justin Trudeau: "A quienes huyen de la persecución, el terror y la guerra, los canadienses os dan la bienvenida sea cual sea vuestra religión. La diversidad es nuestra fuerza", remachó. Trudeau, además, tranquilizó a sus convecinos mediante un comunicado recogido por la BBC asegurándoles que los ciudadanos canadienses, incluso con doble nacionalidad, están exentos del veto de Washington.

Organizaciones internacionales: una decisión "dañina"

Varias ONG y organismos internacionales como Cruz Roja, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el Consejo Noruego para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) han mostrado su preocupación al respecto y han tachado la medida de "dañina" y "descorazonadora". Además, según Amnistía Internacional, el veto traerá "consecuencias catastróficas".

Trump insiste en Twitter

En respuesta a estas críticas, Trump defendió su decisión, que basa en la necesidad de defender a EEUU del terrorismo yihadista, al declarar que el país necesita unas "fronteras sólidas", y volvió a criticar la situación migratoria en Europa y el resto del mundo.

"Nuestro país necesita fronteras sólidas y un escrutinio extremo, AHORA. Miren lo que está sucediendo en toda Europa y, ciertamente, en el mundo - ¡un lío terrible!", afirmó en su cuenta en Twitter

Liga Árabe, "muy preocupada"

Los países de la Liga Árabe se han declarado "muy preocupados" por el veto de Trump, según un comunicado de la organización citado por Afp. Según un comunicado citado por Reuters, los responsables de la organización de 22 países han tachado las medidas restrictivas de injustificadas.

Además, los Gobiernos de Irán e Irak han declarado, según recoge Afp, que actuarán "según el principio de reciprocidad" contra los nacionales estadounidenses que pretendan entrar en sus territorios.

Más información