Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tepic, ¿zona de guerra?

El espectacular operativo de la Marina contra un capo suscita la polémica sobre un posible uso excesivo de la fuerza por parte de las FFAA

Policías frente a la vivienda de Francisco Patrón alias 'H2'
Policías frente a la vivienda de Francisco Patrón alias 'H2' EFE

El operativo de la Armada mexicana en Nayarit para capturar a Francisco Patrón, líder de los Beltrán Leyva ha reabierto el debate sobre la necesidad de una ley que enmarque las operaciones militares de este tipo. La Unidad de operaciones especiales de la marina (UNOPES) trató de capturar al H2, como era conocido, durante un enfrentamiento en el que los uniformados utilizaron un helicóptero que abrió fuego intensamente sobre una zona residencial de Tepic. La operación dejó 15 sicarios muertos incluido Patrón.

Para Laura Atuesta, experta en el papel que han jugado las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narco en México, en el operativo “se emplearon tácticas de guerra, de seguridad nacional, que normalmente se usan en conflictos con agentes externos. Si esto es un ejemplo de cómo las Fuerzas Armadas van a combatir a la delincuencia”, opina, “vamos a ver cómo incurren en usos excesivos de la Fuerza”.

Se trató de una acción coordinada, 100% militar y nadie ha mencionado que haya población civil afectada

Manaut, investigador de la UNAM

El Manual del Uso de la Fuerza común al Ejército y la Marina considera uso “indebido” de la fuerza “disparar a través de ventanas, puertas, paredes y otros obstáculos, hacia un objetivo que no esté plenamente identificado” o “disparar cuando hay un riesgo inminente para terceros”. Sin embargo, un día después del operativo, la Secretaría de Marina solo ha informado de que los disparos desde el helicóptero tenían una intención “disuasiva”.

Hasta el momento se sabe que los vecinos fueron alertados por megafonía para que no salieran de sus casas. Sin embargo, de acuerdo con el manual, disparar no es un método de disuasión en ningún caso.

Catalina Pérez Correa opina que “claramente, en el operativo se hace uso indebido de la fuerza”. Académica experta en las Fuerzas Armadas, Pérez Correa recuerda que México discute actualmente una ley para regular el empleo del Ejército y la Marina en tareas de seguridad pública. “Con una ley así”, dice, “este tipo de acontecimientos van a estar alejados del escrutinio público y del alcance de las autoridades civiles”.

Por su parte Raúl Benítez Manaut, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, considera que “se trató de una acción coordinada, 100% militar y nadie ha mencionado que haya población civil afectada”. Manaut explica que las fuerzas especiales de la Marina suelen ser muy precisas y estan bien coordinadas con las fuerzas de tierra.

Según fuentes militares consultadas por EL PAÍS la captura de los ‘H’ -la cúpula de los Beltrán Leyva-, se había convertido en una obsesión para las Fuerzas Armadas tras el artero ataque contra un convoy militar en Culiacán, Sinaloa que dejó cinco soldados y otros diez heridos el pasado 30 de septiembre, cuando escoltaban una ambulancia de la Cruz Roja que trasladaba a un narcotraficante

“El problema es que en tiempos de paz este tipo de acciones no están sujetas a ningún control ni examen” explica José Guevara director de la Comisión para la defensa y promoción de los DDHH. “Si quieren una ley para contexto de guerra deben habilitarla porque hay 200.000 muertos sobre los que no hay reportes, sino uno uso indiscrininado de la fuerza” reprocha.

Para el defensor de DDHH detrás de esta violenta estrategia se esconde el deseo “no de detener a los delincuentes, sino matarlos” dice “porque si son detenidos tendrían que extraditarlos y, en consecuencia, podrían revelar los nexos del crimen organizado con el poder político”.