Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve meses de cárcel por transmitir en Periscope la violación de una menor

Una chica de 19 años compartió en redes sociales el ataque sexual contra una amiga suya, de 17

Imagen de Lonina difundida por la policía de Ohio.
Imagen de Lonina difundida por la policía de Ohio. AP

Una joven ha sido condenada en Ohio (EE UU) a nueve meses de cárcel por transmitir en directo la violación a una amiga suya, de 17 años, mediante la aplicación Periscope de Twitter. Marina Lonina, de 19 años, logró un acuerdo con la fiscalía para declararse culpable de un delito de obstrucción a la justicia, en lugar de ser considerada cómplice del crimen, aunque la víctima ha asegurado que su antigua amiga fue la que preparó la violación.

El ataque sexual ocurrió en febrero de 2016. Las dos jóvenes habían conocido a un chico mayor, Raymond B. Gates, de 29 años, que las invitó a verse al día siguiente para beber unas copas. Cuando ellas empezaron a embriagarse, él abusó de la menor de edad, y su amiga, sacó su teléfono móvil y compartió en las redes sociales lo que estaba ocurriendo, en una transmisión de 10 minutos. Un seguidor de su cuenta fue quien avisó a la policía de lo que estaba pasando.

Gates fue condenado en octubre a nueve años de cárcel. Lonina estaba acusada originalmente como cómplice de secuestro, violación y proxenetismo con una menor de edad involucrada, lo que implicaba una pena de hasta 40 años de prisión. Sin embargo, su defensa logró que solo se le sentenciara por no denunciar la violación ni proporcionar a la policía la evidencia de lo ocurrido.

Lonina dijo a la policía que pensó en grabar la agresión para que quedara evidencia del crimen. Sin embargo, nunca llamó al 911 y el fiscal señaló durante el proceso que la mayor parte del vídeo se escucha a la chica riendo. Además, un día antes también había tomado una fotografía de su amiga desnuda.

No es la primera vez que un crimen se emite por redes sociales. En enero pasado, tres jóvenes fueron detenidos en Suecia por una violación compartida en un grupo de Facebook. Poco antes, en Chicago, esta misma red fue el vehículo por el que miles de personas vieron en directo la paliza a un joven con discapacidad mental.

Más información