Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El polémico delegado de Ciudad de México al que comparan con Trump

En sólo 16 meses al frente de la delegación Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, líder en las encuestas para convertirse en alcalde de la capital, acumula un escándalo tras otro

El jefe de la delegación Cuauhtémoc, que cubre toda la zona centro de la Ciudad de México, Ricardo Monreal EFE

Ricardo Monreal (Zacatecas, 1960) lo ha sido prácticamente todo en la izquierda mexicana y ahora también, como delegado de la delegación Cuauhtémoc, es el político más polémico del momento.

 Ha sido gobernador, legislador en las dos cámaras y ha coordinado una campaña electoral. Pero la importancia de Monreal radica en que, hasta hace poco, era uno de los hombres que le hablaba al oído a Andrés Manuel López Obrador, líder del Movimiento de Regeneración Democrática (MORENA) y candidato presidencial

 Ahora también es el Donald Trump de la Ciudad de México, según la asociación ‘Mexicanos contra la Corrupción y la impunidad’ que acaba de denunciar un posible caso de nepotismo en la concesión de 14 obras públicas en colonias Roma y Condesa a amigos de su hija.

 En respuesta, la organización ha recibido los insultos de Monreal que ha calificado la investigación de “sarta de mentiras” y a sus autores de “corruptos”, “títeres” y “sicarios de la pluma” al servicio de la mafia, además de amenazar con una denuncia.

 Según el texto publicado por la Ong cuatro empresas zacatecanas, dos de ellas propiedad de amigos de su hija sin experiencia en obras públicas, habrían recibido 14 contratos por un importe de 266 millones de pesos (más de 12 millones de dólares) para renovar asfalto y banquetas en ambas colonias.

 Para Monreal la denuncia es una operación organizada por Claudio X. González, uno de los financiadores de la Ong- dedicada a revelar posibles casos de cohecho- ante su ascenso en las encuestas para convertirse en el nuevo alcalde de la capital mexicana en 2018. "Los voy a echar a los tribunales, no me voy a quedar así, me voy a ir a los tribunales por daño moral" advirtió en entrevista radiofónica con Radio Fórmula

El periodista Salvador Camarena, director de investigación de la ONG, insistió en la veracidad de sus denuncias y lamentó que alguien que se dice de izquierda siga el ejemplo de Donald Trump, presidente de los EE UU, y ataque a los medios de comunicación.

Pero ésta es sólo la última polémica. En apenas un año y tres meses en el cargo, prácticamente no hay día en que su nombre no aparezca en los diarios mexicanos.

Unas veces voluntariamente, en inserciones pagadas donde promociona la aparición de su último libro ‘La economía del delito’, un retrato de la delincuencia; y otras veces, menos buscadas, por sospechas de corrupción en contratos otorgados a dedo a amigos de su hija para comprar computadoras, nada más asumir el cargo como delegado. O más grave aún, el día que su mano derecha, Pablo de Antuñano, fue detenido con una caja de zapatos con 600.000 pesos en su interior cuyo origen se presume venía de cobros a vendedores callejeros.

De todo ello ha salido airoso a pesar de las muchas plumas que se ha dejado en el camino en sólo 16 meses en el cargo.

Durante este tiempo se ha enfrentado a la izquierda, se ha distanciado de López Obrador y ha sido duramente criticado por el mundo del cine y la cultura, entre otras cosas, por irrumpir personalmente y de forma virulenta durante el rodaje de la última película de Alfonso Cuarón, premiado con un Oscar de Hollywood, por un supuesto error en un permiso.

Sin embargo, para empedrar su camino hacia la alcaldía de la capital, donde lidera las encuestas para las elecciones de 2018, Monreal dispone de una entidad con índices de gran ciudad. 58.000 negocios, 13.000 bares y restaurantes y un área geográfica que abarca lugares como el Centro Histórico, el casco urbano más grande y monumental de América o la Avenida Reforma, sede de la Bolsa, bancos y ministerios. La caja chica la proporcionan zonas de ocio como La Condesa y La Roma, donde se generan el 20% de los ingresos de la capital.

En resumen, se trata de uno de los políticos más poderosos del país al frente de una delegación a la que llegan diariamente dos millones de personas a trabajar y que genera el 4’6 del PIB de México. Es la plataforma ideal desde la que gestiona todas las broncas posibles mientras prepara su asalto al ayuntamiento.

Más información