Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patricio Slim Domit, el millonario mexicano antiaborto

El hijo menor de Carlos Slim es pieza clave del lobby que ha logrado endurecer las penas por la interrupción del embarazo

El empresario mexicano Patricio Slim Domit. Cuartoscuro

Hace un año, la gobernadora del estado de Sonora, Claudia Pavlovich (PRI), se reunió en la Ciudad de México con Vicente Segu Marcos, director de la asociación Incluyendo México y activista con una trayectoria dentro de los grupos antiabortistas ultraconservadores. Al desayuno en un hotel de la capital acudió también el empresario Patricio Slim Domit. El hijo menor de Carlos Slim Helú, el magnate de las telecomunicaciones y el mexicano más acaudalado del mundo con una fortuna de 50.000 millones de dólares, simpatiza con las organizaciones provida y es uno de los principales donantes de Incluyendo México. La gobernadora Pavlovich informó de que en el encuentro se habló sobre educación y “la promoción de derechos humanos como plataforma del desarrollo integral de las personas”.

Segu niega que aquella mañana se haya hablado sobre el aborto. Sonora, sin embargo, se convirtió en noticia mundial dos meses después de ese encuentro porque sus autoridades negaron la interrupción del embarazo a Citlali (nombre ficticio), una niña de 13 años que fue violada en la población de Miguel Alemán. Un juzgado local reclasificó la agresión como estupro, insinuando que la menor había dado su consentimiento. Las autoridades sanitarias no le ofrecieron la pastilla anticonceptiva de emergencia ni le permitieron el aborto, al que tenía derecho por haber sido víctima del delito. El caso se convirtió en un emblema de las organizaciones feministas para ilustrar las draconianas posiciones antiaborto adoptadas en algunas entidades.

Fuentes dentro del poder judicial identifican a Patricio Slim como parte del lobby antiaborto que ha llevado a 18 estados a criminalizar la interrupción del embarazo. El director de Grupo Sanborns, la cadena de tiendas departamentales del poderoso Grupo Carso, es un fervoroso católico que ha luchado en defensa de los valores conservadores. Diego Enrique Osorno, el biógrafo de Carlos Slim, destaca la devoción de Patricio Slim por la Virgen de Cleveland, una figura religiosa que supuestamente le encomendó la defensa de los no nacidos. EL PAÍS solicitó una entrevista con Patricio Slim, pero esta fue negada por un vocero de Grupo Carso.

Incluyendo México festejó el 5 de diciembre pasado los 10 años de su fundación con una fiesta celebrada en el Museo Soumaya, propiedad de la familia Slim. Segu afirma que la asociación pagó 137.000 pesos por utilizar el vestíbulo y descarta vínculos con otros integrantes del clan. “Lo que Patrick Slim hace a través de la fundación lo hace a título personal, ni en grupo ni a nombre de su familia ni de su empresa”, afirma Segu.

Patricio Slim Domit ha combinado su fe con su labor empresarial. Hasta 2014 fue presidente de la Misión por el amor de Dios en todo el mundo

Slim Domit ha combinado su fe con su labor empresarial. Hasta 2014 fue presidente de la Misión por el amor de Dios en todo el mundo, una organización creada en 2009 por el sacerdote inglés John Rick Miller. La congregación tiene como objetivo convertir a las personas a la fe de Cristo “en las áreas políticas, de Gobierno, judiciales y empresariales para ayudar a hacer entender a la gente que son hijos de Dios y no hijos del mundo”.

El papel de Slim Domit fue fundamental para la expansión de la misión por América Latina. El empresario realizó diversas visitas a países de la región para encabezar desayunos con hombres de negocios locales e integrantes del clero. En mayo de 2013 visitó La Habana, Cuba, para reunirse con autoridades eclesiásticas. Ese mismo mes estuvo en Quito, Ecuador, en un evento llamado La responsabilidad empresarial en pro del desarrollo en valores de la familia y sociedad. En noviembre de 2014 estuvo en Nicaragua, donde encabezó un evento similar con 40 empresarios. En mayo de ese año recogió, en nombre de Miller, una distinción entregada por el Congreso de Colombia por la “evangelización católica del pueblo colombiano”.

El interés de Patricio Slim en la política no es reciente. Germán Martínez Cázares, expresidente del Partido Acción Nacional (PAN), conoció al empresario en un desayuno en un restaurante de Polanco celebrado en 2009. Ambos habían sido presentados por Gastón Pavlovich (primo hermano de la hoy gobernadora de Sonora), que hoy ha dejado la política para dedicarse al cine. Slim Domit acudió a la cita en la que el sector más extremo del PAN se quejó con el dirigente. “El miedo era que el partido se llevara al centro”, explica Martínez Cázares a EL PAÍS. Durante los dos años en los que estuvo al frente del partido, el presidente lidió con un cisma causado por los sectores vinculados a El Yunque, la facción secreta y de extrema derecha del partido.

En ese periodo, los sectores más duros del panismo iniciaron las gestiones para crear un nuevo partido político. El partido Solidaridad bebía de las corrientes yunquistas y de la Unión Nacional Sinarquista, de extrema derecha. Martínez Cázares operó directamente en tribunales para evitar una desbandada en el PAN. “Fui a cerrarle la puerta a ese partido”, confiesa. La autoridad electoral negó el registro por varias irregularidades. El expresidente se vio obligado a hacer un pacto interno que fortaleció al Yunque pero evitó que el PAN se resquebrajara. Varios testimonios vinculan a Slim Domit con Solidaridad.

Patricio Slim apostó por un perfil más discreto tras el fracaso en la creación de Solidaridad. Vicente Segu Marcos, director de Incluyendo México, ha admitido a este periódico que el director de Grupo Sanborns es uno de los donantes de su asociación, que recaudó 9.5 millones de dólares el año pasado. Segu tiene una larga trayectoria dentro de grupos provida que luchan en defensa de la familia tradicional. Otros benefactores de Incluyendo México son Margarita Zavala, aspirante del PAN a la presidencia, y los gobernadores Carlos Joaquín, de Quintana Roo (PAN); Francisco Domínguez, de Querétaro (PAN); Francisco Cabeza de Vaca, de Tamaulipas (PAN); Claudia Pavlovich, de Sonora (PRI) y Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León.

Más información