Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Islandia aviva el debate de la pizza con piña

Johannesson, que dijo que detestaba la mezcla y que 'prohibiría' la receta, se ve obligado a aclarar su comentario

Johannesson, presidente de Islandia, en la Universidad de Copenhague el 25 de enero. Reuters

Para algunos, el universo se divide entre los que les gusta la piña en la pizza y quienes creen que ponerle este ingrediente es una aberración. Sí, la receta genera encendidos e interminables debates. Una polémica en la que ha entrado el presidente de Islandia, Gudni Johannesson, desatando un enorme revuelo que ha trascendido las fronteras de la isla de 320.000 habitantes. Johannesson, elegido en junio de 2016, afirmó en una visita a una escuela que detestaba la piña en la pizza y que si pudiese promulgaría una ley para prohibirla.

El comentario del presidente islandés sobre un posible veto a la receta generó tal alboroto, amplificado además por las redes sociales, que este martes se vio obligado a clarificarlo. "Me gusta la piña, pero no en la pizza. No tengo el poder de hacer leyes que prohíban a la gente poner piña en la pizza. Y estoy contento de no tenerlo", ha afirmado en Facebook en islandés y en inglés Johannesson, de 48 años, que antes de ocupar el cargo era profesor de Historia en la Universidad de Islandia. "Para las pizzas, yo recomiendo el marisco", ha añadido con algo de sorna.

La polémica surgió después de que varios medios islandeses publicasen la respuesta de Johannesson a la pregunta de uno de los alumnos de la escuela que visitaba. Su comentario, al parecer, jocoso ha incendiado uno de los debates alimentarios más calientes.

Ahora, el presidente islandés es un héroe para muchos y un villano para otros. Todo a cuenta del caso de la pizza con piña, que en algunos lugares se llama hawaiana. Lo que está claro es que Johannesson, que prometió en su campaña que trataría de renovar y modernizar la clase política, ha animado el juego. El presidente goza de una gran popularidad en el país, con un 81,4% de apoyos, según el último sondeo del pasado 24 de enero.

En el caso de la piña-pizza se ha metido incluso el supuesto inventor de la receta, Sam Panopoulos. "Cuando yo trabajaba en la pizza con piña él [el presidente de Islandia] ni siquiera había nacido", apuntó algo molesto a la radio canadiense CBC. Panopoulos, de 83 años, ha asegurado durante años que inventó la mezcla en 1962 en su restaurante de Chatham, Ontario. Aunque nunca lo patentó.

Queda por ver ahora si el gusto del presidente de Islandia por la pizza con mariscos causa la misma polémica que su rechazo a la piña en esta típica receta italiana.