Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos se retira del sur del Sáhara Occidental en respuesta a la ONU

Mohamed VI llamó a Guterres el viernes para advertirle sobre la “grave situación” que se vive en la región de Guerguerat

Soldados marroquíes, vistos desde la zona controlada por el Polisario, a finales de 2016.
Soldados marroquíes, vistos desde la zona controlada por el Polisario, a finales de 2016. REUTERS

El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha decidido retirar las tropas marroquíes emplazadas desde agosto en la región de Guerguerat, en la frontera sur del Sáhara Occidental con Mauritania. Mohamed VI llamó este viernes al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para alertarle sobre “la grave situación” que se vive en Guerguerat y para informarle sobre “incursiones repetidas de elementos armados del Polisario” y de sus “actos de provocación”. El monarca pidió a Guterres que tomase “las medidas urgentes y necesarias” para poner fin a una “situación inadmisible” que “amenaza seriamente el cese el fuego y pone en peligro la estabilidad regional”.

La tensión entre Marruecos y el Frente Polisario había escalado hasta tal punto desde agosto que ambas tropas se encontraban separadas por apenas 120 metros de distancia. Las “provocaciones” a las que hacía referencia Mohamed VI se debían al hecho de que el Frente Polisario había decidido impedir el acceso a Mauritania de los camiones que portaran un mapa con el territorio del Sáhara Occidental incorporado a la nación de Marruecos.

Guterres emitió el sábado un comunicado a través de su portavoz en el que llamaba a ambas partes a tomar “todas las medidas necesarias” para evitar una escalada de la tensión. También conminó a que las dos partes retirasen lo antes posible “todos los elementos armados” de la franja divisoria.

Este domingo, el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí emitió un comunicado en el que manifestó que Marruecos tomaba nota de la declaración de Guterres, aceptaba sus recomendaciones y se retiraba de forma unilateral de la zona. Queda por ver cuál será la reacción del Frente Polisario. A raíz del avance de Marruecos, el Polisario había destacado también de forma permanente soldados en la zona. Ahora, Guterres ha emplazado a retirar "los elementos armados" y a que se restablezca el tráfico comercial.

Fuentes de Frente Polisario indicaron a este diario que, aunque muchos refugiados saharauis que viven en los campamentos argelinos de Tinduf desean que los soldados saharauis continúen en el Guerguerat, otras voces aconsejan seguir las recomendaciones de la ONU. Las autoridades del Polisario no se pronunciaron en un primer momento sobre el comunicado de Guterres. Se limitaron a atender en los campamentos de Tinduf la visita de una delegación oficial del Congreso de Estados Unidos.

Pero el domingo por la noche el ministerio de Exteriores de la República Árabe Saharaui Democrática emitió un comunicado en el que afirmaba que el de Guerguerat no es un caso aislado, sino parte de un conflicto que debe ser resuelto a través del referéndum de autodeterminación acordado en 1991. En el escrito se alega que el tránsito comercial por la parte sur del Sáhara Occidental es una "violación de lo acordado en 1991", ya que ese tránsito "no existía antes de la firma del alto el fuego". Por el momento, el Frente Polisario no deja entrever ninguna intención de abandonar la zona.

Las relaciones entre Marruecos y la ONU se enturbiaron el año pasado después de que el anterior secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, visitase los campos de refugiados saharauis próximos a la ciudad argelina de Tinduf y utilizara el término "ocupación" para referirse al Sáhara Occidental. A partir de ese momento, Rabat decidió expulsar al personal civil de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso), creada en 1991. Marruecos echó a 73 miembros de la ONU encargados de organizar el referéndum. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas conminó a Rabat a que readmitiera al personal expulsado, pero hasta hoy en día solo ha vuelto una veintena de funcionarios.

Más información