Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Erdogan acusa de nazi a Alemania por prohibir un mitin electoral del ministro turco de Justicia

El presidente turco critica la prohibición de varios mítines de miembros de su gobierno en localidades alemanas con fuerte presencia turca

La tensión entre los gobiernos de Turquía y Alemania no da signos de que vaya a reducirse, más bien todo lo contrario. A las problemáticas relaciones entre ambos países se ha añadido en las últimas semanas la detención en Estambul del periodista germano-turco Deniz Yücel y la prohibición de varios mítines electorales que pretendían llevar a cabo miembros del Gobierno de Ankara en localidades alemanas con fuerte presencia de la minoría turca de ese país (parte de la cual goza de doble nacionalidad y puede votar en las elecciones de Turquía).

Erdogan durante un mitin de este domingo en Estambul
Erdogan durante un mitin de este domingo en Estambul AFP

Este domingo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, echó más leña al fuego al tachar de “nazi” al Ejecutivo de Angela Merkel. “Alemania no permite hablar a nuestros compañeros. ¿Cree Alemania que no dejándoles hablar, los votos a favor del sí se convertirán en noes?”, inquirió el mandatario islamista en referencia al referéndum que tendrá lugar el próximo 16 de abril y en el que los turcos deberán decidir si, tal y como pretende Erdogan, rubrican con su voto una reforma electoral que convertirá el actual sistema parlamentario del país en un régimen presidencial en el que el jefe de Estado tendrá enorme influencia sobre los poderes legislativo y judicial. “¡Eh, Alemania! Tus prácticas no tienen nada que ver con la democracia, al contrario, lo que hacéis no se diferencia de lo que hacían los nazis”, denunció el líder turco: “Queréis darnos lecciones de democracia y luego no permitís que hable un ministro turco. Holanda también quiere hacer lo mismo, quizás otros (países) también. Aprenderéis a respetar (la libertad de) opinión y pensamiento. Llevaremos esta cuestión a los foros internacionales, porque no queremos ver un resurgimiento del nazismo”.

El pasado jueves, un acto del ministro de Justicia turco, Bekir Bozdag, en la ciudad germana de Gaggenau ante la comunidad turca de esa ciudad fue prohibido alegando razones de seguridad y tampoco se autorizó otro mitin del ministro de Economía, Nihat Zeybekçi, previsto para este domingo en Colonia. La principal formación de la oposición turca, el Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata) se unió al gobierno turco a la hora de criticar la actitud de las autoridades alemanes.

Eso sí, la oposición turca y los partidarios del no en el referéndum de abril han señalado la hipocresía del Gobierno islamista al calificar de ataque a la libertad de expresión lo ocurrido en Alemania, mientras en Turquía los activistas críticos con el Gobierno son perseguidos. Por ejemplo, el diputado del CHP Baris Yarkadas denunció el hecho de que la delegación del Gobierno de la provincia norteña de Samsun prohibiese a diversas asociaciones distribuir propaganda a favor del no, mientras que aquellas favorables al sí tienen el camino libre, lo que tachó de “anticonstitucional”.

Pese a su control casi absoluto de los medios de comunicación, el Ejecutivo turco teme que el no pueda vencer en el referéndum por lo que ha incrementado el tono acusatorio contra los contrarios a la reforma constitucional, a quienes acusa de “terroristas” y “golpistas”. Este domingo, Erdogan arremetió nuevamente en esta dirección al comparar a los partidarios del no con “quienes bombardearon desde sus (cazas) F-16” durante el intento de golpe de estado del 15 de julio del pasado año.