Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Brasil reduce el papel de la mujer a la casa y el supermercado

Temer afirma que las mujeres son eficaces para detectar los desajustes de los precios

Michel Temer con Marcela, su esposa, en Río.

El presidente de Brasil, Michel Temer, ha subrayado este miércoles, Día Internacional de la Mujer, la importancia que tienen estas en el país, si bien en su discurso ha señalado que son las mejores en indicar los "desajustes de precios en el supermercado".  En este contexto, ha subrayado el papel que tiene la mujer dentro de la casa, alabando "todo lo que hace por la casa y por los hijos". "Que los hijos tengan una adecuada educación y formación es, seguramente, trabajo de las mujeres", ha afirmado. Estas declaraciones generaron una enorme polémica en Brasil.

Temer apuntó que la mujer "tiene una gran participación" en la economía nacional y "nadie es más capaz de indicar los desajustes de los precios en el supermercado que la mujer". "Nadie es capaz de detectar mejor las eventuales fluctuaciones económicas que la mujer, por el presupuesto doméstico mayor o menor", agregó.

En su discurso, pronunciado desde el Palacio de Planalto, Temer admitió que la mujer es tratada en el país como una "figura de segundo grado" y que si la sociedad "va bien" es porque las personas tuvieron una buena educación en casa, y "quien hace esto es la mujer". El presidente ha señalado que a "la mujer todavía se la trata como si fuera una figura de segundo grado cuando, en realidad, debe ocupar el primero en todas las sociedades".

Rodeado de algunas de las mujeres que conforman su formación, Temer ha hecho un repaso por los logros alcanzados en Brasil en la lucha por la igualdad señalando la "importantísima" presencia del sector femenino en la historia del país. Asimismo, ha afirmado que "uno de los pilares del plan nacional de seguridad" es, precisamente, la lucha contra el feminicidio y la violencia de género.

En cuanto al contexto de los movimientos sociales, el presidente brasileño ha asegurado que "la fuerza motriz más relevante del ejercicio de la ciudadanía brasileña está en las mujeres", que han conseguido penetrar en este sector gracias a un "movimiento entusiasmado y persistente".

Así, ha hecho hincapié en la "extraordinaria colaboración" que el sector femenino ha conseguido en el sistema brasileño, en un momento en el que "participan intensamente en todos los debates". "Y efectivamente también han aportado mucho a la economía: nadie es capaz de indicar, por ejemplo, los desajustes de precios en el supermercado como lo hacen las mujeres", ha afirmado.

Las palabras de Temer causaron una gran polémica en las redes sociales que intentó atajar la secretaria nacional de Políticas para las Mujeres, Fátima Pelaes, quien rechazó que las declaraciones fueran machistas y dijo que el presidente solo se refirió a la jornada doméstica y profesional de las mujeres de hoy en día.

Pelaes resaltó que Temer impulsó la creación de una comisaría para las mujeres y defendió que hay que valorar sus actitudes y no sus discursos. "Esas declaraciones me hacen querer llorar, son ridículas", se lamentaba una brasileña en Twitter. "Temer todavía no se dio cuenta de que no vivimos en el siglo XVIII??", añadía otra. "Será que su mujer sabe cuánto vale el kilo de carne?", se preguntaba otra de las brasileñas indignadas.

Temer, de 76 años y casado con una ex-miss local de 33 años, recibió un aluvión de críticas por la ausencia de mujeres y de negros en su Ejecutivo cuando asumió plenamente, el pasado agosto, en sustitución de Dilma Rousseff, destituida por el Congreso.

Manifestación en Sao Paulo por el Día de la Mujer.
Manifestación en Sao Paulo por el Día de la Mujer. EFE

Más información