Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Eugenia Vidal, ¿la Thatcher argentina?

La gobernadora de Buenos Aires abre una guerra a muerte con los sindicatos de maestros que marcará todas las demás

María Eugenia Vidal
La gobernadora María Eugenia Vidal saluda durante la apertura de sesiones de la legislatura de Buenos Aires, el 1 de marzo de 2017. Telam

Prácticamente un año entero, entre el 6 de marzo de 1984 y el 3 de marzo de 1985, aguantaron los mineros británicos un pulso en forma de huelga contra Margaret Thatcher. Pero perdieron, y esa derrota convirtió a la primera ministra en la heroína del liberalismo. Desde entonces en cada pulso sindical en todo el planeta se recurre a ese ejemplo. Argentina vive estos días uno muy intenso y la protagonista, del lado del poder político, también es una mujer: María Eugenia Vidal, la gobernadora de Buenos Aires, la provincia más poblada, más rica, más corrupta, más compleja. El corazón del peronismo. Y enfrente tiene a los poderosos sindicatos de maestros públicos, peronistas y cercanos a Cristina Fernández de Kirchner, la expresidenta. A los macristas no les gustan los debates ideológicos y menos que se les asocie con la derecha. Thatcher, además, no tiene buena prensa en Argentina desde la guerra por el control de las Islas Malvinas, en 1982. Pero esta batalla podría convertir a Vidal en la Thatcher del macrismo, la única que consiguió vencer un pulso a los sindicatos peronistas.

Vidal es la política mejor valorada de Argentina, por encima de su propio jefe, Mauricio Macri. Logró arrebatar Buenos Aires al peronismo, una hazaña impensable. Y ahora se enfrenta con toda la dureza posible a una huelga de maestros que parece el momento clave del Gobierno de Macri después de 15 meses en el poder. Cuatro millones de niños que acuden a la escuela pública llevan casi dos semanas sin clase, mientras las privadas arrancan sin problemas. Los padres están cada día más desesperados y la presión crece. A esas escuelas acude no solo la clase media, sino sobre todo los niños más pobres, con lo que no solo están perdiendo clase, también el comedor donde se alimentan a diario. Por eso la presión hacia el Gobierno para que negocie un mejor aumento de sueldo con los maestros es cada día mayor. Pero también los sindicatos reciben críticas y tienen sus debates internos. Ambos parecen dispuestos a aguantar hasta el final y la batalla se recrudece. De momento el Gobierno lo ha intentado sin éxito con medidas legales. Ahora parece dispuesto a sacar la artillería en modo de información interna de las finanzas de los sindicatos.

La sensación de que esta guerra es a todo o nada se ha instalado en la política argentina. El Gobierno ve detrás a Kirchner y sostiene que utilizan esta huelga para intentar derribarlo, como hicieron los sindicatos peronistas con los radicales Raúl Alfonsín en 1989 y Fernando De la Rúa en 2001. “Macri no es De La Rúa, no lo conocen. Es muy duro. Y María Eugenia está decidida a llevar adelante esta cruzada. Esto es una batalla política, Baradel [jefe del sindicato de maestros de Buenos Aires] está muy vinculado a Cristina Kirchner. Vamos a aguantar”, explica un miembro del Gobierno que está al corriente de las negociaciones. La batalla, lejos de suavizarse, se recrudece.

La gobernadora Vidal y el presidente Macri presentan un plan de créditos a la vivienda.
La gobernadora Vidal y el presidente Macri presentan un plan de créditos a la vivienda. Presidencia

La situación económica, que está tardando en recuperarse mucho más de lo que preveía el Gobierno, hace que los sindicatos vean débil a Macri. Y él necesita una demostración de fuerza. La guerra con los maestros parece el escenario elegido para una batalla tal vez inevitable en un año electoral –hay comicios en octubre para renovar buena parte del Parlamento- y con el peronismo en plena pelea para ver quién se hace con el liderazgo.

En Argentina hay otro componente inesperado: el trotskismo tiene más fuerza que en otros países, y presiona dentro de los sindicatos. El propio Baradel tiene una batalla interna con los trotskistas que le empujan para que sea aún más duro.

La decisión final la tiene Macri. Vidal, con una provincia prácticamente quebrada que está endeudándose para sobrevivir, insiste en que no puede ofrecer más que el 18% de aumento (los maestros piden un 35%, en un país que tuvo el año pasado un 40% de inflación y este se espera que supere el 20%). Si al final del año la inflación es superior a ese 18% -todo parece indicar que será así- promete compensarles. Para pagar más ahora, tendría que ayudarle el Gobierno nacional, en manos de su jefe. Pero Macri también parece dispuesto a dar esta pelea hasta el final para mostrarle a los sindicatos quién controla el país.

Toda la política argentina está concentrada en esta batalla. El lunes Rogelio Frigerio, ministro de Interior y hombre clave del macrismo, recibía a un grupo de corresponsales. Llegó tarde porque estaba con Macri hablando de los maestros. Terminó y se volvió otra vez al despacho presidencial, justo encima del suyo, para seguir con el único tema del momento en Argentina. Los macristas buscan fórmulas políticas para debilitar a su rival y forzarle a ceder. Hasta ahora, Macri había buscado pactos con todos, había evitado huelgas en su primer año de mandato, decidió no hacer reformas duras. Se llamó “gradualismo”. “El gradualismo no es una opción, es una necesidad en un país con estos problemas de inflación, de déficit, de pobreza”, aseguraba Frigerio a los corresponsales.

Las cosas están cambiando. Tanto el presidente como Vidal parecen dispuestos a aguantar un pulso clave. Los maestros también. El resultado marcará un momento en el que por primera vez el Gobierno tiene que salir a decir que aguantarán hasta el final de la legislatura. Porque ya hay quien lo duda.

Más información