Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque de un helicóptero mata a más de 40 refugiados que huían en barco de Yemen

La ONU informa de que los migrantes, de origen somalí, portaban documentos de la organización

Los cuerpos de algunos de los refugiados somalíes muertos yacen en en el puerto de la ciudad yemení de Hodeida. Reuters

Más de 40 refugiados somalíes, entre los que había mujeres y niños, han muerto en el mar Rojo tras ser alcanzada la embarcación en la que viajaban por un ataque aéreo. Así lo han confirmado Naciones Unidas y las autoridades de la ciudad yemení de Hodeida, controlada por rebeldes Huthis (chiíes). Tras el ataque se reportó que había 31 muertos, pero las autoridades han elevado el saldo a 40 y la Organización Internacional de Migraciones ha dicho a la agencia France Presse que han recuperado 42 cadáveres. Más de 30 heridos fueron trasladados al hospital. Un portavoz de los guardacostas que trabajan en la zona ha asegurado que fueron atacados desde un helicóptero Apache y que las víctimas llevaban consigo documentación del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Las víctimas fueron atacadas cerca del estrecho de Bab el Mandeb cuando, según cree la Agencia para los Refugiados, viajaban desde Yemen a Sudán. Un marinero que trabajaba en el barco alcanzado por el aparato, Ibrahim Ali Zeyad, afirma que 80 fueron rescatados tras el tiroteo, según Reuters. La ONU calcula que iban hasta 140 personas en el barco. La agencia Saba, controlada por los rebeldes Huthis, afirmó que el ataque fue obra de la aviación de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí.

Un funcionario de los servicios de salud de Hodeida declaró a AFP que los muertos y heridos fueron alcanzados por disparos de armas ligeras, y que decenas de supervivientes, así como tres traficantes de personas a bordo de la embarcación, fueron llevados a la prisión central.

El conflicto de Yemen estalló hace dos años y ha causado más de 10.000 civiles muertos, según la ONU. El Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, respaldado por una coalición regional que lidera Arabia Saudí, intenta contener el avance de los rebeldes Huthis y de las fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé, apoyadas a su vez desde Irán, país de mayoría chií.

Pese a la guerra y la crisis humanitaria, Yemen sigue siendo un foco de atracción para los refugiados del cuerno de África que huyen de la miseria. En el sur del país hay varios campos de refugiados somalíes.