Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump mantiene que fue espiado durante la campaña electoral

El presidente de EE UU compara las supuestas escuchas de sus comunicaciones con las que la NSA realizó a la canciller alemana Angela Merkel

Donald Trump y Angela Merkel en un instante de la rueda de prensa.

El presidente de Estados Unidos, sin presentar pruebas y abandonado por su propio partido, reiteró este viernes que su antecesor ordenó espiar sus comunicaciones. En comparecencia junto a Angela Merkel, Trump comparó las escuchas de la NSA a la canciller alemana con las que supuestamente sufrió él durante la campaña electoral. El republicano hizo esta afirmación horas después de que su gabinete diera explicaciones al gobierno de Reino Unido por alegar que una de sus agencias de espionaje había estado implicada.

“Al menos ahora quizás tenemos algo en común”, declaró Trump en referencia a las escuchas de la NSA a la canciller alemana, reveladas en 2013 por la filtración de Edward Snowden. Trump elevó así su acusación, de la que solo ha prometido pruebas sin presentarlas aún, para equipararla con un caso que provocó una crisis diplomática entre EE UU y uno de sus mayores aliados.

El presidente tampoco desmintió las acusaciones de que una agencia británica, el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ), estuvo implicada en las escuchas en la Torre Trump. Trump declaró que lo único que hizo la Casa Blanca fue "citar a un abogado" que acusó al espionaje británico de estar implicado en el caso. "Él es el responsable de decirlo en televisión. Yo no he opinado sobre esto", dijo el presidente. "Así que no deberían estar hablando conmigo. Deberían preguntarle a FOX.

La agencia británica respondió este viernes que las acusaciones son “ridículas”. “Hemos dejado claro ante la Administración estadounidense que esas afirmaciones son ridículas”, declaró el portavoz de May, James Slack. “Nos han dado garantías de que las alegaciones no se repetirán”. Slack afirmó este viernes que el Gobierno británico ha dejado claro a Washington que las alegaciones “deben ser ignoradas”. Preguntado por esta polémica, Trump dijo “pregunten a FOX news”, la cadena donde un comentarista mencionó al espionaje británico.

El GCHQ es uno de los tres centros de inteligencia de Reino Unido junto con el MI5 y el MI6, y realiza labores de vigilancia en las comunicaciones electrónicas en la lucha antiterrorista. El GCHQ respondió en un comunicado que las acusaciones repetidas por el portavoz de la Casa Blanca este jueves son “un sinsentido y deberían ser ignoradas”.

Medios estadounidenses aseguran que el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, contactó por teléfono con el embajador británico en Washington, Kim Darroch, para resolver el asunto, como también hizo el asesor de seguridad nacional, H. R. McMaster, habló con su homólogo británico.

El portavoz de la Casa Blanca había dedicado este jueves más de diez minutos a leer recortes de prensa en los que se mencionaban las supuestas grabaciones de las llamadas desde la Torre Trump. Entre ellos se encontraba un programa de la FOX en la que un comentarista, Andrew Napolitano, aseguraba que “tres fuentes de inteligencia han informado a FOX News que el presidente Obama actuó al margen de la cadena de mando [para espiar a Trump]. No utilizó la NSA, no utilizó la CIA, utilizó el GCHQ”, leyó Spicer.

El portavoz estadounidense lo estaba repitiendo como una prueba de que el espionaje fuera cierto, pero se ha encontrado con el desmentido de la agencia británica. A Trump, este viernes, no le importó. El presidente insistió a pesar del rechazo público de una agencia británica y las declaraciones del portavoz de la primera ministra.

Esta semana Trump fue abandonado incluso por su propio partido. El potavoz de la Cámara de Representantes y los líderes del Comité de Inteligencia del Senado afirmaron que no hay ninguna evidencia de que se intervinieran las llamadas del entonces candidato presidencial, como ya han hecho anteriormente sus compañeros de la Cámara Baja. El director del FBI también ha solicitado al Departamento de Justicia que desmienta al presidente.

Más información