Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo líder del SPD arremete contra Trump por sus ataques a la prensa crítica

El Gobierno alemán desmiente al presidente de EE UU: “No tenemos deudas con la OTAN”

Ursula von der Leyen, ministra de Defensa de Alemania, el pasado día 14 en Berlín.
Ursula von der Leyen, ministra de Defensa de Alemania, el pasado día 14 en Berlín. AFP

Martin Schulz dejó el domingo claro que aspira a ser el próximo canciller alemán. Falta aún medio año para saber si el nuevo líder del SPD logrará su objetivo, pero en el congreso donde fue elegido ya dejó algunos recados a destacados líderes internacionales, como el de EE UU. “Quien habla de prensa mentirosa golpe a la democracia. Da igual si se trata de Donald Trump o de Pegida”, dijo Schulz entre los aplausos extasiados de los suyos.

Con estas palabras, Schulz eleva el tono respecto al líder con el que la canciller Angela Merkel se había entrevistado dos días antes. El socialdemócrata colocó en un mismo nivel al presidente de EE UU, que ha llegado a negar la palabra en ruedas de prensa a los medios de comunicación críticos, con el movimiento islamófobo Pegida que recorre las calles de Dresde al grito de “prensa mentirosa”, un eslogan usado en la época nacionalsocialista.

Las críticas a Trump también llegaron del Gobierno alemán. A las pocas horas de verse con Merkel, el presidente criticó a Alemania por una supuesta deuda impagada con la OTAN y EE UU. La ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, rechazó esta acusación. “No existe una cuenta donde se registran deudas en la OTAN”, dijo la titular de Defensa alemana.

Trump no fue el único líder internacional contra el que disparó Schulz. Al turco Recep Tayyip Erdogan le recordó “con la máxima claridad posible” que no puede seguir comparando la Alemania actual con la del nacionalsocialismo. Y en un mensaje dirigido a Gobiernos nacionalistas como los de Polonia o Hungría, el socialdemócrata criticó a aquellos países que se han beneficiado de las ayudas de la UE, pero cuando se les reclama solidaridad con los refugiados dicen: “No, gracias”.

Más información