Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas quiere evitar que la carne brasileña afectada llegue a Europa

Las autoridades europeas no han emitido ninguna alerta hasta el momento, pero llaman a los Estados a permanecer vigilantes

Una mujer compra carne en Río de Janeiro (Brasil), este viernes. EFE

La Comisión Europea ha asegurado este lunes que ha tomado medidas para que la carne vendida fraudulentamente en Brasil no llegue a suelo europeo. "Las autoridades brasileñas han confirmado que los establecimientos involucrados en el escándalo han suspendido sus exportaciones a la UE", ha afirmado el portavoz Enrique Brivio. El escándalo sobre la comercialización de carne en mal estado, que afecta a 29 empresas, se dio a conocer este viernes, cuando la policía brasileña puso en marcha una megaoperación para acabar con una trama de procesadoras de carne e inspectores agropecuarios que autorizaba la venta de productos no aptos para entrar en el mercado, algunos de ellos incluso caducados o podridos. 

La respuesta de Bruselas pretende tranquilizar a los consumidores europeos, aunque el portavoz matizó que de momento no hay ningún aviso para retirar del mercado carne brasileña: "no hay ninguna alerta específica sobre carne brasileña en el mercado europeo, pero hemos pedido a los Estados miembros estar vigilantes e intensificar los controles de carne procedente de Brasil", remarcó. Desde que se diera a conocer el caso, la Comisión ha estado en permanente contacto con sus homólogos brasileños. "Hemos solicitado detalles sobre los productos de los establecimientos implicados que estaban ya en camino de ser comercializados. En otras palabras, estamos tratando de asegurar que todos los establecimientos implicados en el fraude han suspendido sus exportaciones a la UE", precisó el representante comunitario.

Los intercambios entre Brasil y la Unión Europea se rigen por las normas internacionales de la Organización Mundial del Comercio, aunque los socios europeos negocian un acuerdo con los países de Mercosur, entre los que se encuentra Brasil. A este respecto, el portavoz de Comercio también ha señalado que no permitirán que este pacto debilite los criterios que exige Europa en la materia. "El acuerdo de libre comercio no va a debilitar sino reforzar nuestras exigentes normas de calidad y seguridad alimentaria", aseguró. El responsable europeo garantizó que "cualquier futura exportación tendrá que cumplir con los altos criterios de calidad de alimentos y los altos estándares de la legislación europea y haber pasado un sistema creíble de certificación y control".

Pese al mensaje de calma lanzado por las autoridades europeas, las organizaciones de productores que operan en Europa han exigido "salvaguardar los estándares de seguridad" y señalaron que los países del Mercosur "no tienen los mismos estándares que nosotros".

El país sudamericano es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en el segmento de cerdos y las ventas externas de esos tres representaron en 2016 el 7,2% de ese comercio, con 11.600 millones de dólares. El año pasado, Brasil exportó 2.500 millones de dólares en carne de res, pollo y derivados a la UE. En los dos primeros meses de 2017, las ventas únicamente de carne de res ascendieron a 42 millones de dólares, según la asociación de exportadores brasileños. Esta cifra solo es superada por los envíos a Hong Kong y China.

Más información