Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado en la cárcel un ex alto cargo de la Agencia Espacial Rusa

La policía no descarta el homicidio por encargo de Vladímir Yevdokímov, detenido por estafa

Vladímir Yevdokímov en una comisaría de Moscú el pasado diciembre. Ampliar foto
Vladímir Yevdokímov en una comisaría de Moscú el pasado diciembre.

Un ex alto cargo de Roscosmos, la Agencia Espacial Federal Rusa equivalente de la NASA en EE UU, ha sido asesinado en la prisión donde estaba condenado por estafa. El episodio, digno de una película de gánsteres, sucedió el sábado pasado en la cárcel número 5 de Moscú; la víctima, Vladímir Yevdokímov, fue encontrada en los baños del recinto por un compañero de celda.

Yevdokímov fue detenido el 30 de noviembre del año pasado. Al día siguiente, el juzgado moscovita del distrito de Basmanni sancionó su arresto y le envió a la cárcel bajo la acusación de haber participado, junto con otros importantes ejecutivos, en una estafa millonaria a finales de la pasada década, cuando era subjefe de departamento en la Corporación Aeronáutica Unida (organismo estatal que agrupa a todos los fabricantes de aviones rusos). Según las investigaciones, Yevdokímov y el entonces director general de una filial que fabricaba helicópteros MiG, Alexéi Ózerov, junto con otras dos personas, se habrían apropiado fraudulentamente de 200 millones de rublos —unos 3,5 millones de euros al cambio actual— reemplazando los repuestos caros que debían suministrar por otros más baratos.

El encarcelamiento de Yevdokímov a finales de 2016 fue una completa sorpresa para sus actuales colegas de Roscosmos, donde el acusado se desempeñaba como director de calidad. En este puesto supervisaba la producción en las empresas de la industria espacial y desde la Agencia aseguraron que nunca había recibido ningún reproche durante las frecuentes revisiones que se realizan en esta esfera, según recoge Efe.

El asesino de Yevdakímov usó arma blanca: le asestó tres puñaladas, una en el cuello y dos en el pecho. Otro detenido que se había levantado para ir al baño a las cuatro de la mañana lo encontró desangrándose. El director de calidad de Roscosmos fue llevado a su celda, pero cuando llegaron la enfermera de turno y los médicos llamados de urgencia ya no había nada que hacer, salvo constatar su muerte.

El examen preliminar de las heridas permite suponer, por la profundidad de estas, que probablemente no se trató de una riña espontánea sino de un crimen premeditado. Los motivos de momento se desconocen, pero la policía estudiará la posibilidad de que haya sido un asesinato por encargo, según reporta el diario ruso Kommersant. ¿La razón? La supuesta disposición de Yevdokímov a colaborar con la investigación, en la que a los otros acusados se les imputa, además del fraude con los repuestos, la apropiación de un complejo de edificios que pertenecía a la filial de MiG. O sea, que si la versión por encargo confirma, a Yevdokímov lo habrían asesinado por ser un testigo indeseado. 

Lo más probable es que el asesino sea uno de los compañeros de celda que ha tenido, pero en los interrogatorios realizados hasta el momento no se ha logrado esclarecer nada concreto. Yevdokímov estuvo primero en una celda para seis personas, pero en febrero fue trasladado inesperadamente a una de 12. No se sabe qué motivos tuvieron las autoridades carcelarias para modificar sus condiciones de detención, algo que se deberá determinar durante la investigación interna que las instancias superiores han ordenado realizar.

La vicepresidenta de la Comisión Supervisora de Medidas Cautelares, Eva Merkachova, asegura que la atmósfera en ambas celdas era tranquila, recoge el diario Kommersant. Yevdokímov, sostiene, no se quejaba de sus compañeros y no era una persona conflictiva. Leía mucho, escribía cuentos para sus hijos y varias veces pidió que lo condujeran a la capilla de cárcel, aunque la administración nunca accedió a ello.

Roscosmos defendió siempre a su director de calidad y conservó su puesto pese a su encarcelamiento. El presidente de la Agencia Espacial, Ígor Komarov, señaló que había pedido que lo dejaran en libertad bajo fianza. No lo logró, pero ha asegurado que exigirán "que se aclaren todas las circunstancias de lo ocurrido", según recoge Efe. 

Más información