Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE pide a Latinoamérica que haga pagar más impuestos a las clases altas

La recaudación impositiva en la región es del 22,8% del PIB, 11,4 puntos inferior a la media de las economías desarrolladas

OCDE América Latina
Vista del centro financiero de México. GETTY

Los ciudadanos con mayores ingresos suelen pagar impuestos bajos en relación con su riqueza. Esa realidad generalizada se agrava en América Latina, una de las regiones más desiguales del planeta y donde existe una menor carga impositiva, según el informe anual de Estadísticas tributarias en América Latina y el Caribe (1990-2015) presentado este miércoles en la sede de la Cepal en Santiago de Chile. La región recauda en promedio un 22,8% del PIB, frente al 34,3% de media en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), aunque la brecha se ha reducido 4,6 puntos porcentuales en los últimos 25 años.

"Cuando hablamos de que América Latina debería reforzar su músculo fiscal no es aumentando los impuestos a su clase media, que ya paga una cantidad sustancial, sino revisar las numerosas exenciones fiscales, reforzar los impuestos sobre la renta a los ciudadanos con mayores ingresos y luchar contra la evasión fiscal", dice a EL PAÍS Ángel Melguizo, jefe de la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE. "Si se aumentan más los impuestos sobre las clases medias se corre el riesgo de que pasen a la informalidad y si se aumentan sobre las empresas se dificultan las inversiones", agrega.

La extendida economía en negro es otro de los factores que deben combatir los gobiernos latinoamericanos para reforzar las arcas públicas y contar con recursos suficientes para aplicar políticas de desarrollo en áreas como educación, salud e infraestructura. Hoy en día, 55 de cada 100 trabajadores latinoamericanos tiene un empleo en negro. La informalidad no afecta solo a los ciudadanos de menores ingresos "sino también a la clase media emergente" y "supone que menos empresas paguen impuestos sobre sus utilidades", afirma Melguizo. "Por ello, un componente esencial para una mejor política fiscal es su reducción, aumentando el número de contribuyentes (trabajadores y empresas), y de las bases (ingresos declarados)", continúa.

Grandes diferencias intrarregionales

Cuba está por encima de la media de la OCDE, con un ratio de ingresos tributarios y PIB del 38,6%. Pero es la excepción que confirma la regla. De la lista de 24 países analizados, los que siguen a la isla caribeña, Argentina y Brasil, están ligeramente por debajo de la media, con el 32,1% y 31%. Otras grandes economías regionales están muy lejos, como México (17,4%) y Chile (20,6%), y cierran el ránking Guatemala, con un 12,4% y República Dominicana (13,4%).

Aunque América Latina tiene un gran camino por recorrer, el informe señala que entre 1990 y 2015 se registraron avances en la región gracias a "condiciones macroeconómicas favorables, cambios en el diseño de los sistemas tributarios y un fortalecimiento de las instituciones". En esos 25 años, el continente aumentó la recaudación impositiva más de siete puntos porcentuales y la brecha con la media de la OCDE se ha reducido a un mínimo histórico para el periodo, de 11,4 puntos porcentuales.

Los ingresos públicos por impuestos a la extracción de hidrocarburos y minería han tenido un fuerte descenso en las economías latinoamericanas: han pasado de representar el 8,7% del PIB en promedio al 2,8% del PIB. Sin embargo, "los sistemas tributarios en la región han mostrado una destacable resiliencia, gracias al aumento de impuestos al consumo", asegura el experto de la OCDE.

Los impuestos indirectos son la principal fuente de ingresos tributarios de las economías latinoamericanas, a diferencia de las de la OCDE, donde el 60% de sus ingresos procede de impuestos directos, en especial el impuesto a la renta y contribuciones a la seguridad social. Esa distribución contribuye a la desigualdad latinoamericana, ya que el impuesto a la renta sigue el principio de paga más el que más tiene, mientras que los impuestos al consumo -como el IVA- se pagan por igual, sean cuales sean los ingresos de cada uno.

Esos datos son el promedio regional y presentan fuertes diferencias entre países. Por ejemplo, el impuesto a la renta a las personas físicas supone el 0,9% de los ingresos tributarios en Bolivia, pero el 19,7% en México. Pero ya sea en mayor o menor medida, toda la región está aquejada por un mal crónico, las maniobras fraudulentas para burlar a Hacienda. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que "más de la mitad del potencial de recaudación del impuesto (sobre la renta de personas) se pierde a través de la evasión" en América Latina.

El informe fue realizado de forma conjunta por el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el BID y la OCDE.