Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía finaliza su operación en Siria pero mantiene tropas en el país durante un tiempo

Ankara defiende que ha concluido con éxito su misión contra el Estado Islámico y los kurdos

Rebeldes en un túnel que perteneció al ISIS en Al-Bab, en el norte de Siria, donde hay desplegadas tropas turcasrn
Rebeldes en un túnel que perteneció al ISIS en Al-Bab, en el norte de Siria, donde hay desplegadas tropas turcas REUTERS

El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, declaró este miércoles como "terminada" la Operación Escudo del Éufrates en Siria, lanzada en agosto pasado, aclarando que si se continúa luchando contra el Estado Islámico (EI), se consideraría una operación distinta con otro nombre. "Con la operación Escudo del Éufrates se ha puesto bajo control un espacio de 2.015 kilómetros cuadrados que se ha entregado al Ejército Libre de Siria. Los sirios que vuelven allí desde Turquía hacen vida normal", señaló el jefe del Gobierno en una entrevista emitida en directo en la cadena NTV.

Yildirim realizó esta declaración poco después de que el Consejo de Seguridad Nacional, que reúne a altos cargos militares y gubernamentales, declarase en un mensaje escrito que la operación había "concluido con éxito", pero no aclaró si las tropas turcas se retirarían de Siria. "La operación ha logrado sus objetivos y por tanto se da por terminada", han informado a este periódico fuentes de Exteriores. "En caso de que se presentasen nuevas circunstancias, se iniciarían nuevas operaciones bajo una nueva denominación". Estas mismas fuentes han señalado que los militares turcos que participan en la operación permanecerán en Siria probablemente durante algo más de tiempo, hasta que se haya garantizado "la seguridad de Turquía".

El Consejo de Seguridad Nacional afirmó además en su comunicado que emplear a las milicias kurdo sirias "Unidades de Defensa Popular" (YPG) en la lucha contra el EI "no contribuye a la paz y seguridad en Siria sino que será causa a medio y largo plazo de nuevos problemas". La declaración viene un día antes de la visita del secretario de Estado de EE UU, Rex Tillerson, cuyo país lleva años respaldando a las YPG para hacer retroceder al EI en el norte de Siria.

La Operación Escudo del Éufrates se lanzó en agosto pasado para tomar la ciudad de Yarábulus, el mayor bastión yihadista cerca de la frontera turca, y se extendió a la región al noreste de Alepo, donde Turquía combate junto a milicias opuestas al régimen sirio. El Ejército turco ha ocupado más de 2.000 kilómetros cuadrados durante la operación— una superficie comparable a la de Luxemburgo o a la de la provincia española de Bizkaia—. El avance turco concluyó con un largo asedio a la ciudad de Al Bab, a unos 30 kilómetros al sur de la frontera turca, que fue conquistada a finales de febrero.

En los 281 días que se ha prolongado la incursión en Siria, el Ejército turco ha sufrido 71 bajas mortales y varios cientos de heridos bien en combate contra el EI y las milicias kurdas e incluso a causa del "fuego amigo" ruso. Finalmente, el hecho de que Rusia enviara fuerzas militares al cantón kurdo de Afrin (en la frontera occidental de la intervención turca) y apoyase el avance de tropas del régimen en el flanco oriental de los turcos hasta la localidad de Manbij, en manos de milicias árabes y kurdas apoyadas por EEUU y opuestas a Turquía, ha provocado que los planes de Ankara de seguir avanzando en territorio sirio se viesen desbaratados.