Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La remontada del movimiento Francia Insumisa... y su referente Podemos

El partido de Mélenchon busca superar a los socialistas franceses en las urnas con tácticas inspiradas en el partido español y el candidato estadounidense Bernie Sanders

El candidato presidencial de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon
El candidato presidencial de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon AFP

Se respira satisfacción en la sede parisina de Francia Insumisa, el movimiento liderado por Jean-Luc Mélenchon. Tras renquear en los últimos puestos de los candidatos presidenciales punteros para las elecciones francesas del 23 de abril, el aspirante de la izquierda alternativa ha vivido en la última semana una remontada notable. Ya supera en intención de voto al candidato del dividido Partido Socialista, Benoît Hamon, y le pisa los talones al hasta hace no tanto favorito a pasar a la segunda vuelta, el candidato de la derecha François Fillon, de Los Republicanos. Parte de la receta de su éxito: aprender de los aciertos y de los errores de dos de sus referentes internacionales, el español Podemos y el candidato demócrata estadounidense Bernie Sanders.

“Todavía estamos en el margen de error de las encuestas”, advierte la directora de comunicación y mano derecha de Mélenchon, Sophia Chikirou, en un encuentro con EL PAÍS en su despacho en el cuartel general parisiense del candidato de la izquierda alternativa. Pero si el sorpasso se confirma y Mélenchon supera a Fillon en los próximos días, agrega con una sonrisa, “todo será posible”. Pasar a la segunda vuelta. Llegar a la presidencia. Cambiar el país. Y Europa.

“Si ganamos en Francia, habrá un efecto dominó. Mélenchon se convertirá en la locomotora de un movimiento que ya existe pero que tendrá más fuerza en varios países de Europa y del mundo entero”, confía.

Chikirou, antigua afiliada, como su jefe y amigo, al Partido Socialista, conoce bien las fuentes de inspiración de Francia Insumisa. El año pasado, la experta en comunicación, de 37 años y a la que la prensa francesa define como “la mujer que le susurra en el oído a Mélenchon”, pasó cuatro meses con la campaña del senador por Vermont para las primarias demócratas que, contra todo pronóstico, puso contra las cuerdas a Hillary Clinton. “Tengo unos amigos que me decían: hay alguien en EE UU que dice las mismas cosas que vosotros, que el movimiento debe ser transversal, que ya no son los partidos políticos los que hacen la democracia, que hay que salir de las organizaciones tradicionales”, recuerda. Y ahí que se fue a verlo en primera fila.

Sanders “decía lo mismo que nosotros, que nada es posible si no salimos del sistema actual y si no respondemos a la emergencia climática, que tenemos que refundar completamente nuestra matriz productiva, algo que estaba ya en el programa de Rafael Correa”, enlaza. Fue con el presidente ecuatoriano con el que Chikirou inició su peregrinaje sudamericano y su formación, tras el fracaso electoral de Mélenchon en 2012, en la “revolución ciudadana” que Francia Insumisa quiere introducir también en el país europeo. Su programa también propone la convocatoria de una asamblea constituyente para fundar una VI República que acabe con la “monarquía presidencial” actual, con referéndum revocatorio incluido, revisar los tratados europeos y hacer de Francia un país más “igualitario y ecológico”.

Como Mélenchon, Chikirou no rehúye, todo lo contrario, de los referentes de la izquierda populista latinoamericana de la última década, de Correa a Lula en Brasil y, sin duda, el venezolano Hugo Chávez. También han sido constantes estos años sus idas y venidas a España para consultar con Podemos, otro de los referentes de Mélenchon y de la propia Chikirou, que conoce bien a los integrantes de la formación de Pablo Iglesias. Con algunos de ellos coincidió durante su etapa sudamericana.

“Es Íñigo Errejón el que dice que superamos la brecha izquierda-derecha para dirigirnos directamente al pueblo e intentar federarlo en torno a un proyecto de sociedad que responde a urgencias climáticas, democráticas y a la crisis social que viene de políticas de austeridad que todos los países han vivido”, cita.

De Sanders, de Podemos, Chikirou, y con ella el movimiento de Mélenchon, ha tomado numerosas ideas y enseñanzas, pero también lecciones de sus errores, que aplican, por ahora con más éxito del esperado, en la nueva ofensiva presidencial. De la campaña del estadounidense, Chikirou se lleva como principal lección el “no dejarse atrapar por el sistema”, motivo por el cual Mélenchon rechazó participar, por ejemplo, en las primarias socialistas. Fundamental ha sido también su gran presencia en las redes sociales. A sus 65 años, es el primer político francés youtuber, idea tomada de Podemos. Sus datos en la web —más de un millón de seguidores en Twitter, 250.000 abonados a su cadena de YouTube— pulverizan los de sus rivales inmediatos, sobre todo a Hamon. Mélenchon incluso innovó en febrero al dar un mitin en dos lugares a la vez, gracias a un holograma. “Estamos aquí porque existe Internet, que nos permitió suplir la invisibilización de los medios”, sostiene Chikirou.

La comunicadora puntualiza que no se trata de importar modelos. Pero está convencida de que sí hay una línea común, una nueva forma de ver el mundo y de hacer política. Y considera que su hora está llegando. “Desde un país pequeño como Ecuador, pasando por España o el Estados Unidos de Bernie Sanders, hasta nosotros, todos decimos fundamentalmente lo mismo. Hay un movimiento internacional de gente progresista, humanista, ecologista que está formándose, que está organizándose y que va a llegar al poder en los próximos diez años”.

Más información