Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xi Jinping llama a Trump para pedir diálogo ante la amenaza norcoreana

El presidente chino aboga por una resolución "pacífica" de las tensiones provocadas por el programa nuclear de Corea del Norte

Xi y Trump, durante su reciente encuentro en Mar-a-Lago.
Xi y Trump, durante su reciente encuentro en Mar-a-Lago. AFP

Pocos días después de conocerse personalmente en Mar-a-Lago, el presidente chino Xi Jinping mantuvo este miércoles una conversación telefónica con Donald Trump para pedirle calma con Corea del Norte. Tras unos días de declaraciones subidas de tono entre Washington y Pyongyang, Xi llamó a su homólogo estadounidense para recordarle que China desea resolver el problema norcoreano "de forma pacífica", según informó la televisión estatal CCTV.

Trump ha confirmado la conversación a través de su cuenta de Twitter: "La pasada noche tuve una muy buena llamada del presidente de China con respecto a la amenaza de Corea del Norte", ha escrito este miércoles el líder norteamericano.

El objetivo de China, según le dijo Xi a Trump, es una península coreana sin armas nucleares pero también estable. Horas antes, el presidente estadounidense había asegurado en un tuit que Corea del Norte "está buscando problemas" y que su país actuará por su cuenta para frenar su programa nuclear quiera o no China ayudar en este cometido. El fin de semana pasado Washington envió hacia la península coreana el grupo naval de ataque liderado por el portaaviones Carl Vinson como advertencia a Pyongyang y sus amenazas. Corea del Norte, usando su habitual retórica belicista, respondió al movimiento diciendo que el país "está preparado para la guerra".

El programa nuclear norcoreano fue el principal tema a tratar durante la reunión de ambos líderes de la semana pasada en Florida, un encuentro que sin embargo sirvió solamente para constatar que los enfoques para solucionarlo son distintos. Trump quiere que Pekín, aliado tradicional del régimen de Kim Jong-un, suba el tono con Pyongyang y apriete más las tuercas para ahogar económicamente al país. China asegura que cumple con las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y, aunque recela enormemente del programa nuclear del país vecino, rechaza cualquier vía que pueda traer inestabilidad en la península coreana y en sus fronteras.

Durante la llamada, Xi expresó el deseo de China de "mantener la comunicación y la coordinación" sobre el asunto norcoreano. Este martes, Trump volvió a lanzar un dardo al gigante asiático a través de Twitter, vinculando una vez más su ayuda para frenar a Corea del Norte al comercio bilateral entre ambas potencias: "le expliqué al presidente de China que un acuerdo comercial con Estados Unidos será mucho mejor para ellos si resuelven el problema norcoreano", tuiteó Trump. Minutos después, repitió la idea de que si Pekín no coopera ante el desafío de Pyongyang, su administración actuará igualmente.

Sin embargo, siempre según CCTV, Trump le dijo a Xi por teléfono que creía muy importante que ambos jefes de Estado mantuvieran lazos estrechos y que está de acuerdo en que los dos países trabajen juntos para "expandir la cooperación en una amplia gama de áreas", sin dar más detalles.

En una entrevista grabada pocas horas antes para la cadena Fox Business, Trump presumió de que se ha enviado a la península norcoreana "una armada muy poderosa". "Tenemos submarinos, muy poderosos, más que las fuerzas aéreas. Y tenemos a los mejores militares de la Tierra".

"(El despliegue de los buques de guerra) demuestra que los movimientos imprudentes de Estados Unidos para invadir la República Popular Democrática de Corea -nombre oficial de Corea del Norte- han alcanzado una fase seria", dijo un portavoz norcoreano del Ministerio de Asuntos Exteriores, según informó la agencia estatal KCNA.

Corea del Norte ha llevado a cabo cinco pruebas nucleares -dos el año pasado- y ha lanzado decenas de misiles balísticos. Los expertos creen que Pyongyang está a las puertas de realizar su sexto ensayo atómico, coincidiendo con el Día del Sol, o aniversario del nacimiento de Kim Il-sung (abuelo del actual líder norcoreano y fundador del régimen), el próximo sábado 15. Varios analistas, tras examinar imágenes por satélite, muestran un aumento de la actividad en las instalaciones militares donde se han producido estas pruebas en otras ocasiones.

Más información