Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento británico alerta de una posible injerencia extranjera en el referéndum del ‘Brexit’

La supuesta maniobra no habría tenido un impacto en el desenlace de la consulta, según un informe

Gobiernos extranjeros —como los de Rusia o China— podrían haber interferido en el referéndum del Brexit del año pasado, alerta un informe del Parlamento británico en el que no se descarta que el colapso registrado en la web de registro de electores obedeciera a un ciberataque. La supuesta maniobra no habría tenido, sin embargo, un impacto en el desenlace del plebiscito del pasado 23 de junio, que se decantó por la salida del Reino Unido de la UE.

Dos policías a la entrada del Parlamento británico este miércoles.

El documento elaborado por el Comité de Administraciones Públicas y Asuntos Constitucionales (PACAC) no identifica a quién estaría detrás de esa injerencia en el proceso electoral, pero sí señala expresamente que tanto Rusia como China apoyan su enfoque de los ciberataques en “la comprensión de la psicología de masas y en cómo explotar a los individuos”. En esa línea, los miembros del comité han expresado su preocupación por las recientes alegaciones de que Moscú intentó influir en las presidenciales de Estados Unidos del pasado noviembre para favorecer a Donald Trump, y de nuevo ahora en las que van a celebrarse en Francia.

Aquellos ciudadanos británicos que intentaron registrarse a última hora para votar en el referéndum del Brexit se toparon el pasado 7 de junio —fecha de vencimiento del plazo— con una caída de la web oficial. “Lo lamentamos, pero tenemos problemas técnicos. Inténtelo más tarde”, es el mensaje que permaneció en la pantalla durante los cien últimos minutos hábiles para activar el registro. El gobierno de David Cameron atribuyó entonces ese colapso al enorme volumen de la demanda (medio millón de solicitudes en pocas horas) que acabó desbordando el sistema, pero el informe de la Cámara de los Comunes contempla ahora la hipótesis de “una injerencia extranjera”. El comité sustenta sus sospechas en los indicios de que, en aquel último día de registro, la red de ordenadores fue atacada con un software malicioso para sobrecargar el sitio, el llamado DDOS (ataque de denegación de servicio distribuido).

El gobierno británico mantiene, no obstante, su versión inicial sobre los hechos a falta de pruebas directas y concluyentes, ha matizado un portavoz de Downing Street. El presidente de la PACAC, el conservador Bernard Jenkin, insiste en cambio en la necesidad de reforzar la seguridad en ese campo, a la vista de “lo que ha ocurrido en otros países”. Aludía con ello a casos tan recientes como el de las elecciones legislativas de marzo en Holanda, cuyas autoridades decidieron contabilizar los votos a mano para evitar posibles interferencias extranjeras en el proceso.

El informe del Parlamento británico que acaba de salir a la luz ha venido a rememorar las acusaciones vertidas desde sectores proeuropeos durante la campaña del Brexit, sosteniendo que el Kremlin apoyaba secretamente la salida del Reino Unido de la UE con miras a debilitar a Europa. El entonces primer ministro conservador, David Cameron, llegó a declarar “Putin estaría muy feliz si los británicos abandonáramos la Unión Europea”.

Más información