Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un oficio para evitar la calle en Colombia

La red de escuelas taller, heredadas de una iniciativa española, ofrece formación a jóvenes en situación de vulnerabilidad social y económica

En el centro de Bogotá, a pocos metros de la residencia del presidente de Colombia, un grupo de chicas y chicos de entre 15 y 28 años se busca un futuro. Vienen de contextos vulnerables. Lo que se traduce por: familias con escasos recursos económicos y privación de la libertad (es decir, jóvenes reclusos en centros de menores). Estudian tres tipos de oficios: cocina, construcción y carpintería. Todos están becados por instituciones estatales. La Escuela Taller de la capital colombiana es su alternativa a estar en la calle.

Roque, de 23 años, es uno de los alumnos. Le suena el despertador a las 3.30 en su pequeña casa, en una finca, a las afueras de Bogotá donde vive con su padre. Se levanta cuando aún no ha salido el sol porque si no, no llega a clase. Y si no es puntual, no puede entrar. En la escuela, además de un oficio, se aprende disciplina. Estudia hasta las 17 de la tarde, cada día. Los fines de semana trabaja con su tío y en un aparcamiento. Solo descansa cuando es festivo.

Como él, sus compañeros lidian con sus otras rutinas. Los que viven en centros de menores, luchan por llegar a la Escuela Taller y no perderse en el camino a clase. O no acabar muertos en un saldo de cuentas antes de llegar al aula. Hay padres de familia que no han llegado a la treintena. Otros son el sustento de su familia. Y otros no tienen familia.

El lema es "aprender haciendo". Por eso el 80% de los programas académicos son prácticos. Cuando salen de esta iniciativa, heredada de la Agencia de Cooperación española (AECID), que pretende contribuir a rescatar el patrimonio físico en Colombia, muchos cuentan que quieren montar su propio negocio. Esa alternativa a la calle.

Más información