Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia alemana desvincula del atentado en Dortmund al islamista detenido

La Fiscalía pide mantenerlo en prisión por su supuesta pertenencia al ISIS en Irak

Varios policías, este martes junto al autobús del Borussia Dortmund en Dortmund (Alemania).

A medida que pasan las horas, la confusión aumenta en torno a las causas y la autoría del ataque contra el autobús de los jugadores del Borussia de Dortmund que dejó heridos al jugador español Marc Bartra y a un policía. La justicia alemana ha indicado este jueves que “no hay pruebas” que permitan vincular al único detenido con la detonación de tres explosivos en las inmediaciones del hotel en el que se concentraba el equipo de fútbol en Dortmund. La Fiscalía Federal ha pedido sin embargo prolongar la detención del sospechoso de la vecina Wuppertal por su supuesta pertenencia al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Irak, de donde regresó a través de Turquía el año pasado. La Fiscalía ha descartado también la implicación de un segundo sospechoso.

“La investigación no ha permitido de momento hallar pruebas que demuestren que el sospechoso ha participado en el atentado”, ha indicado la Fiscalía en un comunicado. En el mismo afirma que el acusado es sospechoso de haber ingresado en el ISIS en Irak a finales de 2014. “Las investigaciones indican que dirigió un comando de diez personas. Su unidad se encargaba de preparar secuestros, extorsiones y asesinatos”. En marzo de 2015, el sospechoso viajó a Turquía y de allí a Alemania a principios de 2016. Desde Alemania, el acusado habría seguido manteniendo contactos con miembros del ISIS. Abdul Beset A., un joven iraquí de 25 años, fue detenido el miércoles, horas después del atentado contra los futbolistas en Dortmund. La prensa local publicó el miércoles que hacía tiempo que Beset era vigilado por la policía.

Los agentes de policía registraron el miércoles el apartamento del joven detenido e interrogado. Beset habría sido investigado en una ocasión por violencia doméstica, según publica el Kölner Stadt-Anzeiger. Según el diario Bild se sospechaba también que pudiera podría poseer explosivos, tal y como se desprendió de una conversación telefónica interceptada. En el registro a su domicilio, sin embargo, no se hallaron explosivos.

Un segundo sospechoso, un joven originario de Froendenberg, una localidad próxima a Dortmund ha resultado también exonerado. “Nuestras sospechas nunca se confirmaron”, explicó una portavoz de la Fiscalía General a la agencia de noticias DPA.

La Fiscalía Federal alemana había informado el miércoles de que se habían encontrado tres cartas idénticas en el lugar del atentado y en las que los atacantes decían actuar en nombre de Alá. Los investigadores tratan de verificar la veracidad de las misivas. El diario Bild ha publicado una imagen del texto de la carta de 15 líneas que exige a Alemania la salida de la coalición internacional que lucha contra el ISIS y el cierre de la base estadounidense de Ramstein al suroeste de Alemania. Este tipo de reivindicación resulta inédita tanto por la forma como por el contenido, como indicó ayer Burkhard Freyer, al frente de los servicios de inteligencia de Renania del Norte-Westfalia, el Estado en el que tuvo lugar el atentado. “El estado Islámico no negocia”, estimó Freyer en relación a las exigencias de las cartas.

El ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger, ha insistido en que todas las líneas de investigación permanecen abiertas. “Puede tratarse de extremistas de izquierda, de derecha, de fans violentos o de islamistas”, afirmó Jäger.

La seguridad se ha convertido en Alemania en uno de los grandes temas que planean sobre las elecciones generales del próximo septiembre, sobre todo después del atentado al mercado de Navidad en Berlín el pasado diciembre. También en Renania del Norte-Westaflia, donde vivió Anis Amri, el conductor del camión que arrasó el mercadillo y donde se celebrarán elecciones regionales el próximo mes de mayo. Buena parte de los electores se cuestionan la eficiencia de los servicios de inteligencia y la policía.

Más información