Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos mata por error a 18 milicianos aliados en un ataque en Siria

Se trata de la tercera equivocación militar con víctimas mortales en un mes

Los funerales de los milicianos muertos en un ataque de EE UU en el noroeste de Siria, este jueves. Ampliar foto
Los funerales de los milicianos muertos en un ataque de EE UU en el noroeste de Siria, este jueves. AP

En plena escalada de tensión entre las grandes potencias en la guerra de Siria, el Pentágono ha admitido este jueves que 18 milicianos kurdos aliados han muerto por error en un ataque aéreo llevado a cabo por la coalición internacional que lidera Estados Unidos para combatir el terrorismo del autodenominado Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés). Se trata el tercer bombardeo en un mes que mata equivocadamente a civiles o aliados, aunque el Pentágono no concretó si el avión pertenecía a las fuerzas estadounidenses o a otro país socio.

Este último ataque tuvo lugar el pasado martes en Al Tabqa, donde las Fuerzas de la Siria Democrática —una alianza kurdo-árabe apoyada por Estados Unidos— habían reclamado la intervención tras haber "identificado el objetivo como una zona de batalla del ISIS", según el comunicado del Comando Central de Estados Unidos, responsable en la zona, que calificó el suceso de "trágico incidente". El Pentágono está aún investigando todo lo que pudo fallar en los bombardeos de un complejo en torno a una mezquita, en Siria, y de un edificio de viviendas en Mosul (Irak) donde murieron unos 200 civiles.

EE UU lidera un amplio grupo de países en la lucha contra el Estado Islámico, con distintos tipos de implicación (en la ofensiva también participan teóricamente Reino Unido, Australia, Baréin, Canadá, Dinamarca, Francia, Jordania, Holanda, Arabia Saudí, Turquía y Emiratos Árabes Unidos), pero el 95% de los ataques llevados a cabo desde septiembre de 2014 en Siria han liderados por el Ejército estadounidense.

En la guerra siria, que lleva ya más de seis años, con más de 320.000 muertos y 10 millones de desplazados, conviven varios frentes: mientras el régimen del presidente Bachar el Asad ataca a las fuerzas rebeldes con ayuda de Rusia, las fuerzas aliadas se centran en combatir a los yihadistas (a los que los rusos y turcos también atacan por su parte). Moscú apoya a El Asad, al contrario que Washington, pero no fue hasta la semana pasada cuando EE UU atacó por primera vez y de forma directa al régimen, con un bombardeo sobre una base aérea del Gobierno en respuesta a un ataque químico contra la población civil el pasado 4 de abril.

Más información