Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los investigadores creen que las bombas de Dortmund fueron activadas por control remoto

El ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia asegura que los artefactos "fueron fabricados por profesionales"

Varios policías, este martes junto al autobús del Borussia Dortmund en Dortmund (Alemania).
Varios policías, este martes junto al autobús del Borussia Dortmund en Dortmund (Alemania). AP

Los investigadores que analizan el atentado contra el autobús del Borussia Dortmund sospechan que las tres bombas que estallaron al paso del vehículo fueron activadas por control remoto, según ha contado este viernes la Fiscalía Federal.

Los investigadores sospechan que los artefactos, que contenían esquirlas de metal, fueron activadas a control remoto porque en el lugar del ataque la Policía no se encontró una barrera de luz que pudo haber sido utilizada, según ha contado Frauke Köhler, la portavoz de la Fiscalía.

El ministro del Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger, subrayó este jueves que los artefactos explosivos "fueron fabricados por profesionales".

Además, dijo tomar "muy en serio" la advertencia escrita en tres misivas encontradas en el lugar de las explosiones, que contenían amenazas de nuevos ataques. En ese contexto, Jäger no descartó que los responsables del ataque sean hinchas de fútbol violentos.

Los trabajos se concentran ahora en esclarecer qué tipo de explosivo se utilizó, ha explicado la portavoz de la Fiscalía, antes de aclarar que las investigaciones de la Policía y de la Justicia siguen con máxima intensidad durante la Semana Santa.

Köhler ha dicho que no puede dar más detalles, manteniendo el hermetismo sobre las pistas que se están investigando.

El jueves, la Fiscalía informó de que se habían desvanecido las sospechas sobre dos personas como presuntos autores o partícipes del atentado. Sin embargo, una de las dos personas, un iraquí de 26 años que había sido detenido poco después del ataque, sigue en prisión, con orden de detención por su presunta pertenencia al grupo terrorista Estado Islámico.

Más información