Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi, Will Smith y Stallone promocionan el turismo en Egipto

El país intenta promover su maltrecho sector turístico con celebridades mundiales

¿Qué tienen en común Leo Messi, Will Smith o Sylvester Stallone? La respuesta no es su pasión por el fútbol, ni sus dotes para la comedia, sino su participación en una campaña del Gobierno de Egipto para promocionar su maltrecho sector turístico a través de la colaboración con celebridades mundiales. El astro argentino visitó el país de los faraones en febrero, Will Smith en marzo, y Stallone lo hará próximamente este mes de abril. Según el ministerio de Turismo, pronto se podría añadir a la lista la actriz mexicana Salma Hayek.

Will Smith posa con Zahi Hawas durante su visita a Egipto, en una imagen publicada en la cuenta de Facebook del arqueólogo.
Will Smith posa con Zahi Hawas durante su visita a Egipto, en una imagen publicada en la cuenta de Facebook del arqueólogo.

La visita de la estrella del Barça, que fue pospuesta durante varias semanas a causa del atentado de mediados de diciembre contra la catedral copta de San Marcos, levantó una gran expectación en Egipto, un país donde la liga española de fútbol goza de una enorme popularidad. En concreto, Messi promocionó el lanzamiento de una campaña de “turismo sanitario” que ofrece a las personas infectadas por la Hepatitis C la posibilidad de una terapia a precio de saldo.

La Hepatitis C, una grave enfermedad que ataca al hígado y puede provocar cirrosis, cuenta desde hace un par de años con un nuevo fármaco que ha revolucionado su tratamiento. La medicina, administrada durante unas 12 semanas junto con otros dos retrovirales ha alcanzado una tasa de curación de más del 95%. Gilead, la compañía farmacéutica que la descubrió y atesora su patente, ha optado por una política de discriminación de precios: en EE UU, el tratamiento puede ascender a cerca de 80.000 euros, mientras en Egipto o la India, países subdesarrollados con una elevada incidencia de la dolencia, se cifra en unos 1.000. Esta abismal diferencia es la que permite al sector turístico egipcio añadir una nueva oferta a su gama tradicional.

El periplo egipcio de Messi no estuvo exento de polémica. El célebre arqueólogo Zahi Hawas, que le acompañó durante su visita a las pirámides de Giza, le tildó de “idiota” en un canal de televisión local ante la falta de interés del futbolista por sus explicaciones. Posteriormente, Hawas, ex ministro de Antigüedades, negó haber insultado al jugador del Barça y lo atribuyó todo a un error de traducción. “Personalmente, admiro a Messi y creo que es el mejor jugador de la historia … ya dije en una entrevista anterior que es la persona más importante del mundo”, declaró en un comunicado público.

En cambio, la visita de Will Smith y su familia, a quien también acompañó Zahi Hawas, pasó sin controversias. El actor estadounidense compartió en las redes sociales diversas fotografías tomadas en las principales atracciones turísticas de Egipto, toda una satisfacción para sus anfitriones. El objetivo del ministerio de Turismo del país árabe es difundir la idea de que Egipto es un país seguro para los visitantes. Su sector turístico se ha visto duramente golpeado, ya que la violencia y la inestabilidad política del periodo postrevolucionario ha reducido dramáticamente el número de visitantes. Mientras en 2010, el país ingresó cerca de 12.000 millones de euros, el año pasado apenas superó los 3.000 millones.

En su objetivo de relanzar la imagen del país, el Gobierno contará la próxima semana con la inestimable ayuda de otra celebridad mundial: el Papa Francisco. Ahora bien, su visita nada tiene que ver con una campaña de marketing turístico. Jorge Mario Bergoglio difundirá su defensa del diálogo interconfesional en Egipto los días 28 y 29 de abril, en un momento en el que la comunidad cristiana copta se halla aún en un estado de duelo y desasosiego después de los dos atentados de la semana pasada en una iglesia de Tanta y otra de Alejandría que causaron 45 muertos. Está previsto que el Papa se entreviste con el presidente del país, Abdelfatá al Sisi, el mariscal que ha desencadenado la más cruel campaña de represión de la historia contemporánea de Egipto.