Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiroteo de Cleveland: Facebook reconoce su incapacidad para gestionar la violencia

La red social se compromete a mejorar la censura de vídeos en tiempo real

Fotogramas del vídeo en directo en que el agresor confesaba su crimen. En vídeo, el perfil de Stephens.

La publicación de un tiroteo en Cleveland ha puesto de manifiesto uno de los puntos negros de Facebook: la ausencia de barreras para publicar contenido, y ha hecho saltar las alarmas de la red social solo un día antes de su conferencia anual.

El vídeo, en el que aparecían víctimas mortales, se ha mantenido en su servicio durante varias horas. "Como resultado de una cadena de hechos terribles, hemos decidido revisar nuestros procesos para asegurarnos de que los vídeos y materiales que violan nuestras normal se pueden denunciar de manera rápida y sencilla", ha publicado la empresa en un comunicado firmado por Justin Osofsky, vicepresidente global de operaciones.

Facebook no ha sido capaz de gestionar con acierto la difusión de un vídeo en el que una persona, identificada por la policía como Steve Stephens, se acercaba a Robert Godwin Senior, de 74 años, y le disparaba. La empresa insiste en que normalmente la reacción no supera la hora o los 45 minutos. Aún así, trataron de justificarse: "Hemos dado de baja la cuenta del sospechoso a los 23 minutos de recibir el primer aviso sobre el vídeo del asesinato, que fue justo dos horas después de que se publicase. Sabemos que debemos hacerlo mejor". La víctima tenía nueve hijos y 14 nietos. Los investigadores creen que no se conocían previamente.

Facebook reconoce que combina dos factores para comprobar el contenido compartido por los usuarios, una mezcla de patrones de inteligencia artificial a los que se suman empleados, que lo revisan. Según el directivo: "Miles de personas en todo el mundo".

La investigación de la red social apunta a que el sospechoso publicó tres vídeos. Facebook no recibió ninguna alerta con el primero, en el que Stephens hablaba abiertamente sobre matar. Después, subió el del tiroteo. Por último, en el tercero, a través de su herramienta de emisión en directo, Facebook Live, confesaba el asesinato. Durante cinco minutos estuvo conversando con sus contactos al respecto. Según la versión de Facebook, fue entonces cuando, antes de terminar la emisión, comenzaron a recibir un mayor número de advertencias.

"Mantener segura a nuestra comunidad es parte de nuestra misión", apuntan en el comunicado, "estamos agradecidos a todos los que han avisado. Gracias por hacer de Facebook un espacio seguro".

En ningún momento se detallan las medidas que van a tomar para mejorar sus métodos, pero sí se espera que Mark Zuckerberg, el máximo responsable de Facebook, hable al respecto este martes en San José, donde desvelará los planes de un servicio con más de 1.800 millones de perfiles activos de los que más de 1.200 se conectan a diario.