Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia peruana dicta una nueva orden de prisión contra Alejandro Toledo

El expresidente es acusado de tráfico de influencias y lavado de activos en el caso Odebrecht y Ecoteva

El expresidente peruano Alejandro Toledo
El expresidente peruano Alejandro Toledo EFE

Poco más de dos meses han pasado desde que el juez Richard Concepción Carhuancho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, dictó 18 meses de prisión preventiva contra el expresidente Alejandro Toledo Manrique. A Toledo se lo acusa por los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos, al presuntamente haber recibido un soborno de 20 millones de dólares de la constructora Odebrecht, para favorecerla en la concesión de la Carretera Interoceánica Sur, que une Perú y Brasil.

La situación judicial de Toledo —quien se encuentra en los Estados Unidos, mientras se resuelve el proceso de extradición por este caso— no ha hecho más que empeorar. Ahora el juez Mario Guerra Bonifacio, del 16º Juzgado Penal de Lima, ha dictado una nueva orden de 18 meses de prisión preventiva para él, para su esposa Eliane Karp, para el empresario Josef Maiman y para el ex jefe de seguridad presidencial Avraham Dan On. Junto con esta medida, ha ordenado que se emita una orden de detención nacional e internacional para todos los mencionados.

Toledo y los demás implicados vienen siendo procesados por lavado de activos, dentro el llamado «Caso Ecoteva». A inicios de 2013, se descubrió que Eva Fernenbug, suegra del expresidente, había constituido en Costa Rica una empresa con este nombre. Para hacerlo, habría recibido al menos 9,4 millones de dólares de una cuenta propiedad de Josef Maiman, que sirvieron para cancelar la hipoteca de la casa en Casuarinas del matrimonio Toledo-Karp, así como comprar dos oficinas en el barrio residencial de Monterrico.

Una vez que se destapó el asunto, las explicaciones de Toledo sobre el origen del dinero cambiaron varias veces. Primero dijo que su suegra lo había recibido en su calidad de sobreviviente del holocausto nazi: «Ella es una sobreviviente del Holocausto de la Segunda Guerra Mundial. [...] Hay una compensación inicial y una mensual que ella recibe no solo por ella, sino por su mamá», aseguró en febrero del 2013. Posteriormente, al presentarse ante la fiscalía, explicó que Maiman fundó Ecoteva porque pretendía invertir en Perú. «Le pidió a mi esposa que le ayudara a identificar posibilidades de inversión, [...] se encontraron estas dos oportunidades [la casa y la oficina]», rectificó.

Para la fiscal Manuela Villar, de la Primera Fiscalía Supraprovincial Especializada en Lavado de Activos —quien sustentó el pedido de prisión preventiva teniendo en cuenta que el expresidente, su esposa y sus excolaboradores se encuentran fuera del Perú—, los fondos de las cuentas de Ecoteva provendrían de los cuantiosos sobornos pagados por Odebrecht (es decir, de los 20 millones de dólares entregados por la empresa para hacerse con la licitación de la Carretera Interoceánica).

La medida fue apelada por los abogados de los cuatro involucrados y será revisada por una Sala Superior Penal de Lima. Heriberto Benítez, representante de Alejandro Toledo, dijo que su patrocinado era víctima de una «persecución política». Añadió que a Toledo «nunca lo citaron, nunca lo escucharon y nunca permitieron que se defienda».

Estas órdenes de prisión preventiva podrían convertir a Alejandro Toledo en el segundo presidente peruano preso. Alberto Fujimori purga prisión desde 2007, por delitos contra los derechos humanos y corrupción. Toledo ganó la presidencia de Perú en 2001, enarbolando las banderas de la democracia y la honradez, luego del derrumbe del régimen fujimorista.

Más información