Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lenín Moreno ratificado como presidente de Ecuador tras el recuento de votos

La sospecha de un posible fraude electoral ha estado en el ambiente desde el día de los comicios

Elecciones en Ecuador
El candidato a la presidencia de Ecuador Lenín Moreno. AFP

Ecuador todavía no cierra su capítulo electoral. El Consejo Nacional Electoral, en una jornada maratónica, con 700 funcionarios, en un coliseo abierto al público, recontó este martes los 1,2 millones de votos objetados por CREO y Alianza País, los movimientos políticos que participaron en el balotaje del pasado 2 de abril. Tras más de doce horas de trabajo, el órgano electoral informó que no hay variación de los resultados, incluso el oficialista Lenín Moreno sube algunas décimas en algunas provincias.

Los resultados totales ratifican el triunfo de Moreno, con 5 millones de votos, y dejan a Guillermo Lasso fuera de la contienda con 4,8 millones de votos. Juan Pablo Pozo, titular del órgano electoral, dijo que jamás serán “cómplices de ninguna práctica fraudulenta” y que no tienen “nada que esconderle al país”.

Para finalizar dijo que “la jornada histórica ha sido por la democracia y la dignidad” y que se termina “la estrategia de mentiras e infamias” del partido opositor que ha intentado “deslegitimar el proceso electoral”.

Los representantes de CREO no asistieron al recuento, aduciendo que no avalarían un “proceso fraudulento”. El principal del movimiento, Guillermo Lasso, calificó a la jornada de “show correísta” y reiteró que su pedido era “el recuento total de los votos”. En esa línea pidió al Tribunal Contencioso Electoral que invalidará la verificación parcial, pero en menos de 24 horas le negaron el pedido.

La pareja electoral de Lasso, Andrés Páez, a pesar de no estar en el coliseo, observó que las papeletas no tenían rastros de dobleces y acudió a la Fiscalía para pedir una pericia urgente. Según él las papeletas no podrían aparecer planchadas porque muchos votantes las doblan antes de introducirles en las urnas.

La sospecha de un posible fraude ha estado en el ambiente desde el día de los comicios. Ese domingo, antes que se cierren los colegios electorales, un grupo nutrido de votantes de CREO llegó a los alrededores del edificio del CNE para exigir transparencia. La queja inicial era que la página del organismo electoral se había caído durante unos minutos y tras ese “apagón informático” los resultados favorecían al oficialista Lenín Moreno.

El CNE reconoció que hubo una “interrupción” y la atribuyó a “hackers de Estados Unidos”, que habían atacado otros sitios webs durante la jornada electoral. El titular del órgano electoral, Juan Pablo Pozo, sin embargo, argumentó que la digitalización de los votos jamás se paralizó y que internamente todos, incluidos los delegados de cada partido, pudieron ver que el proceso fue transparente.

Los ciudadanos que dudaban de imparcialidad del CNE se mantuvieron en vigilia hasta que se proclamaron los resultados oficiales, diez días en total. Luego fueron desalojados. Los descontentos intentaron reagruparse, pero poco a poco fueron perdiendo fuerza. Durante la jornada de este martes se concentraron en el órgano electoral e intentaron, sin éxito, hacer una cadena humana para llegar al coliseo donde se verificaron los votos.

El oficialismo, en cambio, participó activamente del recuento. Algunos de sus principales cuadros observaron el proceso desde el graderío del coliseo, entre ellos el asambleísta electo José Serrano, que fue ministro de Interior durante seis años. También asistieron autoridades afines al régimen como Ernesto Pazmiño, defensor Público, y Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo.

El presidente Rafael Correa también estuvo pendiente del escrutinio incluso reveló los resultados en Pichincha, una de las provincias más grandes, antes de conocer los resultados nacionales. “Terminó recuento de Pichincha: Lenín aumentó 38 votos. Lasso disminuyó 236 votos”, escribió en su cuenta de Twitter y descalificó a la oposición. “Se confirma que lo de CREO es un re-cuento”.

Más información