Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo transformar el excremento en oro

La fecha y los términos de la acusación contra el exgobernador hacen suponer un arreglo

Se necesita talento para sacarle ventaja política a tu propia inmundicia. No sé cuántos libros de autoayuda habrán leído en el PRI, pero ciertamente hicieron un arte de la antigua consigna de transformar los propios defectos en virtudes. El caso más indignante de corrupción de un funcionario priísta de los últimos años, los desfalcos ingentes del gobernador Javier Duarte en Veracruz, fue convertido en un argumento electoral a favor del PRI en la apretada y feroz batalla por el Estado de México. Un acto de prestidigitación notable, por donde se le mire.

A seis semanas de celebrarse los comicios en la entidad más importante del país, reducto político del presidente y de la fracción en el poder, la detención de Duarte ha permitido a los priístas autopostularse como los inquisidores Torquemada en el combate en contra de la corrupción. Y como no nacimos ayer, resulta difícil no creer que la "oportuna" aprehensión del hombre más odiado por la opinión pública nacional, el exgobernador de Veracruz fugado, es el resultado de una negociación política y no de una pesquisa policíaca. Imposible comprobarlo, no en este momento, pero si habla y camina como pato...

Según denuncias periodísticas la Administración de Javier Duarte habría desviado y/o malversado recursos por 180.000 millones de pesos; algo así como 9.000 millones de dólares. La Auditoría Superior de la Federación, que depende del Congreso, no del Ejecutivo, detectó desviaciones y recursos no solventados equivalentes a 1.700 millones de dólares exclusivamente en lo correspondiente a partidas federales entre 2011 y 2015. El expresidente Felipe Calderón señaló que solo de una cuenta se movieron 170 millones de dólares en efectivo con destino desconocido.

Se presume que buena parte de estos recursos fueron destinados al apoyo de campañas electorales del PRI en otras entidades, además de las presidenciales del 2012. Además, claro, de asegurar la prosperidad de las siguientes cinco generaciones de la familia Duarte y sus allegados.

Quizá eso explique por qué a pesar de que existieron denuncias penales en contra de los abusos del gobernador desde los albores de su sexenio, la cúpula nacional del PRI lo convirtió en uno de sus miembros más mimados. El propio presidente lo señaló como ejemplo de la nueva generación de priístas. Cuando Peña Nieto hizo pública su apreciación, entre abrazos cálidos y sonoras palmadas en la espalda, ya era notoria la mala fama pública de las finanzas de Veracruz, pero también la generosa cartera del gobernador para acudir en apoyo de un candidato priísta en problemas.

Hasta aquí la inmundicia. De la alquimia que la transforma en oro solo puede especularse. Javier Duarte escapó días antes de que terminara su sexenio, pero en realidad no fue a esconderse. Cruzó la frontera con Guatemala y supongo que comenzó a negociar hasta encontrar la fórmula adecuada y el momento propicio para vender cara su entrega en términos procesales. Hospedarse durante la Semana Santa a unos kilómetros de la frontera en un hotel al que seguramente llegarían muchos mexicanos es casi una burla tan conspicua como la sonrisa despectiva que lució durante su detención. Y para asegurar que incluso la PGR encontrara a Wally, fletó un avión de una empresa de su propiedad para que lo visitaran hijos y cuñado en vuelo documentado de Toluca a Guatemala. Ciertamente no es la estrategia que seguiría un hombre en fuga, salvo que decida ser encontrado.

La fecha de la "aprehensión", tan políticamente favorable al PRI y los términos de la acusación inicial, que no incluyen a su suegro y a su esposa, pese a las evidencias publicadas del presunto involucramiento de ambos en el lavado de dinero, hacen suponer un arreglo. Y aquí una hipótesis: 12 años en jaula de oro de los cuales solo cumpliría ocho, ningún familiar directo indiciado y conservar la mitad de su fortuna. Quite y ponga años, ajuste el porcentaje del patrimonio que conservará y encuentre usted su propia fórmula. Lo que es inapelable es el hecho de que Duarte, una vez más, ha cumplido con su partido y su presidente.

@jorgezepedap