Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Excarcelado el periodista italiano detenido en Turquía hace dos semanas

Gabriele Del Grande había iniciado una huelga de hambre para protestar por un arresto injustificado

 Gabriele Del Grande, durante la presentación de su documental 'Io sto con la sposa' en 2014.
Gabriele Del Grande, durante la presentación de su documental 'Io sto con la sposa' en 2014.

Gabriele Del Grande, el periodista y documentalista italiano encarcelado en Turquía desde el 9 de abril, ha sido liberado esta mañana y ya ha aterrizado en Italia. A su llegada al aeropuerto de Boloña, acompañado de su pareja y del ministro de Exteriores, Angelino Alfano, ha declarado que todavía no conoce el motivo de su detención, pero que sus abogados están intentando aclararlo. Del Grande ha explicado también las condiciones de su reclusión. "No me han faltado al respeto ni me han violentado físicamente. Es una violencia institucional. Mando un saludo a todos los detenidos y a todos los periodistas que siguen en la cárcel, en condiciones mucho peores que la mía. En Turquía y en otros países", ha denunciado desde el aeropuerto.

 La noticia de la liberación la dio Alfano por la mañana a través de su cuenta de Twitter. "He hablado con él ahora, está volviendo a Italia. He tenido la felicidad de avisar a su familia. Lo esperamos”, ha escrito el ministro. El periodista había iniciado una huelga de hambre para protestar por una detención ilegal y sin motivos reales.

Del Grande fue detenido hace dos semanas en la provincia suroriental de Hatay, en la frontera con Siria, donde viajó dos días antes para entrevistar a refugiados sirios para un libro en el que estaba trabajando. “Fue arrestado porque carecía de la acreditación que se exige a los periodistas que trabajan en Turquía. Él no había solicitado la acreditación y por tanto fue detenido y ordenada su deportación”, explicó a EL PAÍS una fuente gubernamental en su momento. Del Grande fue enviado a un centro de internamiento para extranjeros como paso previo a su deportación.

Sin embargo, en lugar de ser deportado pasados dos días, como sucede habitualmente, las autoridades turcas le trasladaron a otro centro de reclusión en la provincia de Mugla (oeste del país) y le aislaron completamente privándole, incluso, de hacer llamadas. El régimen al que fue sometido, según explicó su abogada, era ilegal incluso en el estado de emergencia en el que se encuentra Turquía, donde un arrestado puede permanecer como máximo cinco días sin asistencia legal.

El Gobierno italiano temía que a partir de este lunes, como sucedió en febrero con el periodista turco-alemán Deniz Yücel, Del Grande pudiera ser encarcelado definitivamente a la espera de un proceso. De hecho, el presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, se ha felicitado en Twitter por la liberación, pero ha asegurado que no olvidarán al resto de periodistas encarcelados por Turquía (el 60% de todos los que están recluídos en centros penitenciarios en todo el mundo). Del Grande llegará sobre las 10.15 al aeropuerto de Bolonia. Alfano explicó que anoche su homólogo Mevlut Cavusoglu le comunicó la decisión de dejar en libertad a Del Grande y que antes de ser liberado, “ha pasado la noche trabajando en silencio, como el resto de días”.

Más información