Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un comité del Congreso acusa a Michael Flynn de incumplir la ley

La Casa Blanca dice desconocer si el exconsejero de seguridad de Trump pidió permiso para cobrar de países extranjeros

Michael Flynn
Flynn, el pasado 1 de febrero cuando era consejero de seguridad de Trump AP

Michael Flynn sigue acumulando problemas y propiciando quebraderos de cabeza a la Casa Blanca. Los líderes del comité de supervisión de la Cámara de Representantes acusaron este martes a Flynn, que dimitió en febrero como consejero de seguridad nacional de Donald Trump, de incumplir la ley al recibir pagos de gobiernos extranjeros, que hasta poco se desconocían, y no revelarlos cuando renovó su credencial de seguridad de alto nivel. En caso de confirmarse esas acusaciones, el general retirado afrontaría serios problemas con la justicia.

Como exresponsable de la agencia de inteligencia del Ejército, Flynn tenía que pedir permiso al Pentágono para poder cobrar en un viaje que hizo en 2015 a Rusia para asistir una gala junto al presidente Vladimir Putin. “Flynn tenía un deber y una obligación de pedir y obtener permiso para recibir dinero de gobiernos extranjeros”, dijo el presidente del comité, el republicano Jason Chaffetz. “No parece que eso se pidiera jamás ni que él obtuviera ese permiso”, agregó tras tener acceso a documentos clasificados sobre Flynn.

“Como un exoficial militar, no puedes recibir dinero de Rusia, Turquía o cualquier otro. Y parece como que sí recibió dinero. Fue inapropiado y hay repercusiones por la violación de la ley”, advirtió Chaffetz en una rueda de prensa. A su lado, el congresista Elijah Cummings, el representante demócrata de mayor rango en el comité, dijo que todo apunta a que Flynn omitió divulgar esos pagos, lo que podría acarrearle hasta una pena de cinco años de cárcel.

El republicano Trump forzó a Flynn a dimitir el 13 de febrero, cuando apenas llevaba tres semanas en el cargo de asesor de seguridad de la Casa Blanca, tras revelarse que había mentido sobre sus conversaciones, antes de la toma de posesión presidencial, con el embajador ruso en Washington. En las llamadas hablaron de un posible levantamiento de sanciones a Moscú.

Desde entonces, varios comités del Congreso y el FBI investigan el papel de Flynn en los intentos de Moscú de interferir en favor de Trump en las elecciones presidenciales de noviembre.

En paralelo, ha habido un reguero de revelaciones incómodas sobre el militar: cobró 530.000 dólares como lobista en 2016 —mientras asesoraba a Trump en la campaña electoral— para un empresario cercano al presidente turco, Recep Tay­yip Erdogan, y recibió en 2015 más de 50.000 dólares como conferenciante para empresas rusas, una de ellas la televisión Russia Today (RT), acusada de ser un brazo propagandístico del Kremlin.

Los dos congresistas convocaron a la prensa para denunciar que la Casa Blanca ha rechazado entregarles documentos relacionados con la contratación y el despido de Flynn en el marco de su investigación al exconsejero de seguridad, afín a Rusia y partidario de la mano dura contra el yihadismo.

“Mi entendimiento es que el comité tiene los documentos que está buscando”, replicó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Alegó que el Gobierno carece de documentos sobre Flynn antes de su designación como asesor de Trump pese a que trabajó durante meses en la campaña presidencial del magnate inmobiliario. Y dijo desconocer si el militar rellenó los formularios requeridos sobre su trabajo como lobista y sus cobros extranjeros. “Esta sería una pregunta para él. No sé que rellenó”, esgrimió Spicer.

Más información