Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa cree que el conflicto entre EE UU y Corea del Norte “se ha calentado demasiado”

El Pontífice asegura también que está dispuesto a volver a mediar en la situación política que vive Venezuela si se garantizan unas mínimas condiciones

EL papa Francisco habla con los periodistas en el viaje de vuelta de su visita a Egipto.
EL papa Francisco habla con los periodistas en el viaje de vuelta de su visita a Egipto.

El papa Francisco repasó en el viaje de vuelta de su visita a Egipto algunos temas de la actualidad política mundial. En la tradicional audiencia que concede a los periodistas en pleno vuelo y donde se le puede preguntar por cualquier asunto, el Pontífice se mostró especialmente preocupado por el conflicto entre Corea del Norte y EE UU y con la situación de Venezuela. Para ambos casos invocó la conveniencia de una mediación adecuada.

En el caso de las tensiones nucleares vividas en los últimos días entre Corea del Norte y EEUU, Francisco instó a utilizar la vía diplomática y a recuperar el papel crucial de Naciones Unidas en este tipo de asuntos. "La vía es la de la negociación, de la solución diplomática. Esta guerra mundial a pedazos, de la que vengo hablando desde hace dos años más o menos, es por pedazos, pero estos se han ampliado y se han concentrado”, aseguró.

Francisco cree que el clima prebélico que atraviesa ambos países ha llegado a un límite realmente peligroso. ”Esto de los misiles de Corea hace más de un año que se está haciendo, pero ahora parece que la cosa se ha calentado demasiado”. Para ayudar a solucionarlo, ha puesto nombre y apellidos a quien considera que podría echar una mano. "Hay muchos facilitadores en el mundo. Hay mediadores que se ofrecen, como Noruega, por ejemplo (...). Siempre está dispuesta a ayudar. Ese es solo uno, pero hay muchos. El camino es el de la negociación, el de la solución diplomática”.

Francisco se refirió también a la posibilidad de recuperar una posible mediación en la situación que vive Venezuela. Sin embargo, aseguró, otro intento como en el que recientemente participó el Vaticano, debe producirse en "condiciones muy claras”. “Yo creo que tiene que ser en condiciones muy claras, parte de la oposición no quiere esto, que es curioso, la misma oposición está dividida y por otro lado parece que los conflictos se agudizan más pero hay algo en movimiento, hay algo en movimiento", aseguró

El diálogo político entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana comenzó en octubre pasado, pero no llegó a buen puerto porque la oposición consideró que el presidente no estaba cumpliendo con los acuerdos fijados y rompió las negociaciones. Pero ahora, explicó Francisco, los expresidentes que ya intervinieron en esa mediación -el español José Luis Rodríguez Zapatero, el panameño Martín Torrijos y el dominicano Leonel Ferndández, "están insistiendo" para volver a recuperar esa vía. "Estoy informado de esto pero está en el aire todavía", agregó el papa sobre la posibilidad de reabrir el proceso. "Todo lo que se pueda hacer por Venezuela hay que hacerlo con las garantías necesarias, si no, jugamos 'tin pin pirulero”.

Además, Francisco fue interrogado también por la situación del caso de Giulio Regeni, el investigador italiano que fue torturado y asesinado en El Cairo en enero de 2016. Los padres del chico le han pedido al Pontífice -en privado y en público- que intercediese para desbloquear la negociación y que se puede esclarecer lo que sucedió realmente, que apunta a los servicios secretos egiptos. Durante la visita no se produjo ningún gesto público, pero Francisco aseguró que ha habido contactos privado. “El Vaticano se ha movido. No diré dónde ni cómo, pero ha habido movimientos”.