Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falsa historia que agitó Trump de dos inmigrantes violadores

La Fiscalía retira la acusación de abuso sexual a dos adolescentes indocumentados. La Casa Blanca usó el caso para defender su política de mano dura migratoria

Donald Trump
El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, muestra el pasado miércoles imágenes de la barrera actual con México REUTERS

Dos jóvenes inmigrantes que recientemente entraron irregularmente en Estados Unidos violan a una adolescente en una escuela. El suceso era un ejemplo perfecto de la apuesta de Donald Trump por reforzar la seguridad fronteriza ante los peligros de los indocumentados. Así lo argumentó la Casa Blanca a mediados de marzo. “Parte de la razón por la que el presidente ha hecho de la inmigración ilegal y la mano dura un asunto tan grande es por tragedias como esta”, dijo Sean Spicer, el portavoz del mandatario estadounidense. “La inmigración tiene un peaje en nuestra gente si no se hace legalmente y este es otro ejemplo de por qué el presidente es tan apasionado con esto”.

La realidad, sin embargo, es que nunca se trató de una violación. Medios de comunicación y políticos conservadores agrandaron erróneamente el caso. También la Fiscalía de Maryland, que anunció este viernes que retira su acusación de violación y ofensas sexuales a José Montano, salvadoreño de 17 años, y Henry Sánchez Milian, guatemalteco de 18. Los dos mantuvieron relaciones sexuales el pasado 16 de marzo con una compañera de clase de 14 años en un lavabo de una escuela de Rockville, un municipio a las afueras de Washington.

“La acusación es insostenible por inconsistencias sustanciales”, dijo a la prensa el fiscal del condado de Montgomery, John McCarthy, tras un análisis exhaustivo de las pruebas. Sin embargo, la Fiscalía prevé presentar cargos por posesión de imágenes pornográficas en el teléfono de uno de los inmigrantes centroamericanos.

La defensa de los adolescentes ha alegado que los actos sexuales fueron consensuados y que las pruebas —mensajes de texto y vídeos de las cámaras de seguridad de la escuela— no avalaban la acusación de la chica de que Montano la empujó desde un pasillo al interior de un lavabo para después violarla, junto a Sánchez Milian, mientras ella trataba de escaparse. Tras hacer esa acusación, la policía detuvo a los dos adolescentes. La Justicia ordenó este viernes la liberación de Montano, que estaba bajo custodia policial.

Según los abogados de los dos adolescentes, la chica y Montano intercambiaron en la víspera del suceso mensajes de texto de contenido sexual e imágenes sobre cómo planeaban practicar sexo en la escuela. Las cámaras de seguridad, según la defensa, muestran que ambos caminaron juntos hacia el baño.

Pero esos datos quedaron eclipsados en los días posteriores al incidente. Rockville vivió un terremoto y una espiral de demonización a los jóvenes. Al margen de las declaraciones del portavoz de la Casa Blanca, el caso propició un encendido debate entre políticos de Maryland y manifestaciones frente a la sede del condado de Montgomery, que promueve una política migratoria tolerante. También desencadenó un alud de llamadas y mensajes a la escuela para denunciar la acogida de indocumentados.

En el curso de la investigación, las autoridades descubrieron que el padre de Sánchez Milian, Alfonso Sánchez Reyes, vivía de forma ilegal en EE UU. Desde entonces, está en un centro de detención. Los dos adolescentes cruzaron hace pocos meses la frontera con México. Fueron arrestados por carecer de documentos migratorios, pero después se les permitió continuar para reunirse con familiares en Maryland, según el diario The Washington Post.

La política de liberación de indocumentados, mientras se tramita su caso, era una práctica habitual del Gobierno de Barack Obama. Trump ha prometido acabar con ella. El republicano ha reforzado el número de agentes fronterizos, ha abierto la puerta a deportaciones masivas de inmigrantes irregulares y ha iniciado el proceso de construcción de un tramo del muro que pretende construir en la frontera con México.

En el anuncio de su candidatura, en junio de 2015, Trump prometió levantar un “muro grande y precioso” en la frontera con México, que pagaría el país vecino y serviría para frenar la llegada de “drogas” y “violadores”. El caso de los dos adolescentes de Rockville parecía casar con esa tesis hasta que, un mes y medio después, resultó ser falsa.

Más información