Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina vuelve a vibrar con la memoria del “Nunca más”

Diputados víctimas de la dictadura, el hijo de Alfonsín y el Gobierno se unen en un debate histórico para acotar la sentencia que puede reducir las penas a los represores

La visita del presidente de Italia, Sergio Mattarella, al Congreso de Argentina este martes.
La visita del presidente de Italia, Sergio Mattarella, al Congreso de Argentina este martes.

El Congreso argentino vive a menudo debates largos e intensos, pero pocas veces domina los titulares de prensa en un país hiperpresidencialista donde el Ejecutivo es casi el único protagonista de la política. Sin embargo, la tarde del martes fue especial en la Cámara de Diputados. La tragedia de la reciente historia argentina, monopolizada por la peor dictadura militar que ha sufrido el país (1976-1983), sobrevoló una sesión plenaria en la que hijos y hermanos de desaparecidos que son diputados como Victoria Donda, Juan Cabandié o Remo Carlotto competían en la emoción de sus discursos con Ricardo Alfonsín, el hijo de Raúl, el presidente bajo cuyo mandato se juzgó a los militares. El Congreso vibró de nuevo con el espíritu del "Nunca Más", el proceso dirigido por el escritor Ernesto Sábato que dio cuenta de las atrocidades de la dictadura.

"El mundo admiró al pueblo argentino, lo vi con los políticos latinoamericanos y europeos que visitaron a mi padre, porque fuimos el único país que condenó a sus dictadores", clamó Alfonsín entre grandes aplausos entusiastas. "Muchos conocen mi historia, la del diputado Remo Carlotto [hijo de la líder de Abuelas de Plaza de Mayo], la de Cabandié, con el que no comparto muchas cosas en política pero sí hay algo que nos une: el lugar en el que nacimos, la misma mesa", aseguró Victoria Donda, diputada de izquierda, nacida en la ESMA como el kirchnerista Cabandié, ambos arrebatados en la mesa de partos del centro de detención a sus madres, después asesinadas y desaparecidas, y entregados a familias cercanas a la dictadura.

Las bancadas vibraban de una manera inédita. Todos los grupos se unieron, de forma absolutamente inesperada en un país donde la división es la norma, para rechazar la sentencia de la Corte Suprema que abre la puerta a la reducción de las penas de los represores con la doctrina del dos por uno, que hace que valga doble el tiempo pasado en prisión preventiva. El presidente Macri rompió casi una semana de silencio sobre el tema para celebrar "la celeridad" del Congreso para alcanzar consensos y fijar su posición sobre el tema. "Estoy en contra de cualquier herramienta que esté a favor de la impunidad, más cuando se trata de delitos de lesa humanidad", dijo durante un acto en la provincia de Mendoza (oeste). Los grupos parlamentario pactaron una ley para limitar la aplicación del dos por uno e impedir que pueda servir para disminuir penas por delitos de lesa humanidad. "Queremos una ley que diga que acá a los genocidas no se los perdona, no se les conmuta la pena. Estamos reclamando justicia. Es uno de los fallos más aberrantes de la historia de la Corte Suprema", clamó Donda.

La tarde fue emocionante y tuvo muchos momentos inesperados, tanto que Carlos Kunkel, un conocido miembro de Montoneros que pasó casi toda la dictadura en la cárcel y ahora es diputado kirchnerista, hizo una especie de autocrítica de la lucha armada. "Pertenezco a una generación que respondió a la violencia que sufrimos desde 1955 con violencia. Cometimos excesos y nos equivocamos. Hemos demostrado desde la restauración de la democracia que no vamos a volver a incurrir nunca más en esas desviaciones. Hemos transmitido a las nuevas generaciones que no estamos de acuerdo con eso y nos hemos autocriticado en el lugar que corresponde, en la práctica".

"Este debate es un lujo", llegó a decir algún diputado. Pero el que más levantó al auditorio fue Ricardo Alfonsín, que recibió abrazos entusiastas de la propia Donda y otros al finalizar su intervención. "Algunos dicen que está cambiando el ambiente. No es verdad. Toda la sociedad argentina defiende los valores fundamentales y cree que no hay nada más cruel que una dictadura. Por eso todos los partidos se están oponiendo a esta sentencia, que es un retroceso", explicó.

Alfonsín, que pertenece a una formación, la Unión Cívica Radical, que está dentro de la coalición que apoya a Mauricio Macri, rechazó la idea de que el Gobierno esté detrás de esta sentencia -dos de los tres jueces que la aprobaron han sido nombrados por el presidente- pero aprovechó para criticar algunos mensajes equívocos del Ejecutivo en estos meses. "¿Cómo pudo desfilar el 9 de julio, día de la independencia, un carapintada [Aldo Rico] que se alzó contra el gobierno democrático? ¿Qué necesidad hay de discutir el número de desaparecidos que el conjunto de la sociedad argentina cree que existieron [30.000]? ¿Cómo puede discutirse el feriado del 24 de marzo [día del golpe de Estado]? ¿Qué creían que iba a pensar la sociedad? ¿Cómo puede decir el ministro de Cultura [Pablo Avelluto] que su generación tiene la ventaja de no cargar la mochila de la dictadura? Imagínense que un dirigente de la comunidad judía dijera que no tienen que cargar con la mochila del holocausto; cargamos todos con ella porque es un agravio a la humanidad".

La ley que limita la aplicación del dos por uno se aprobó con 211 votos a favor y uno en contra. Horas después inició su propio debate el Senado, y todo indica que la norma será aprobada por amplia mayoría. Con la ley en la mano marcharán por la tarde las organizaciones de derechos humanos para repudiar el fallo de la Corte Suprema. Al frente de la convocatoria están las Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. La consigna es participar con pañuelos blancos, símbolos de la lucha de estas mujeres contra la dictadura militar.

Más información