Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se hunde el proyecto que pretendía acabar con la adopción igualitaria en Colombia

Los derrotados en el debate que se libró en el Congreso llaman a una movilización para "defender la familia"

Una manifestación de la comunidad LGTBI en Bogotá.
Una manifestación de la comunidad LGTBI en Bogotá.

El debate se prolongó por más de ocho horas. Este miércoles, en el Congreso se tenía que decidir si a través de un referendo se abría la puerta para que la adopción en Colombia se limitara exclusivamente a parejas heterosexuales. Aunque Viviane Morales, la senadora que lideró el proyecto estaba confiada porque llegó al parlamento con el respaldo de más de dos millones de firmas de ciudadanos que la apoyaban, fue derrotada.

Necesitaba 18 votos y parecía estar convencida de que los lograría, teniendo en cuenta que en el Senado ganó con mayoría. Sin embargo, los argumentos a favor del derecho de los menores a tener una familia sin importar cómo está conformada vencieron y alcanzaron una votación de 20 sobre 12. Al final de la jornada, en donde se escucharon referencias bíblicas más que científicas y jurídicas, los derrotados, la senadora y su esposo, que asumió una voz de liderazgo en este proceso, aseguraron que llamarán a una movilización para defender "la familia colombiana y la democracia".

Los promotores de la consulta querían convocar a una jornada electoral para que los ciudadanos decidieran sobre derechos fundamentales, que en teoría no deberían ser sometidos a consideración popular. Ahora, el proyecto ha sido archivado y la idea de la senadora, que paradójicamente representa al Partido Liberal, no pondrá en riesgo los procesos de adopción en Colombia, en donde según la parlamentaria Ángela Robledo, cada semana un menor es acogido por una persona soltera.

MÁS INFORMACIÓN

  • Se hunde el proyecto que pretendía acabar con la adopción igualitaria en Colombia
    Colombia aprueba la adopción entre homosexuales

La propuesta que generó un debate nacional no parecía encajar con la situación de un país en el que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, el 51% de las familias están constituidas por las personas que resultaban excluidas con la idea de la senadora, que estuvo respaldada por Iglesias evangélicas (cristianos) y representantes de la vertiente más conservadora de la política nacional. Los mismos que constituyeron una importante fuerza a favor del no en el plebiscito por la paz. Al rechazo de las organizaciones de derechos humanos y de colectivos LGTBI se unió el presidente Juan Manuel Santos, Human Rights Watch y el Ministerio de Salud.

El referendo por “papá y mamá”, como fue bautizado, significaba un retroceso sobre lo que se ha logrado en materia de igualdad. Iba en contra de lo que ha establecido la Corte Constitucional en lo referente a adopción igualitaria en Colombia, en donde más de 3.700 niños (abandonados o huérfanos) esperan ser acogidos.

A pesar de las voces que rechazaban el referendo por ser discriminatorio, la senadora intentó hasta final defender su posición asegurando que una pareja conformada por personas del mismo sexo no puede asumir los roles, para ella sagrados, "de papá y mamá". “El Estado tiene que tomar una decisión sobre qué es lo mejor que le puede ofrecer a un niño”, dijo en una reciente entrevista para televisión.

Más información