Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una abogada colombiana presidirá el Comité de Ética de la FIFA

María Claudia Rojas, expresidenta del Consejo de Estado y reconocida jurista, dice que trabajará para “limpiar” el nombre del organismo

María Claudia Rojas
María Claudia Rojas.

La colombiana María Claudia Rojas fue nombrada presidenta de la cámara de investigación del Comité de Ética de la FIFA este jueves en Baréin, en donde se celebra el congreso del organismo deportivo. La abogada será la sucesora del suizo Cornel Borbely, antiguo fiscal del Cantón de Zúrich. “Me siento sorprendida por la elección, pero sobre todo muy consciente de la responsabilidad que asumo”, dice a EL PAÍS la jurista, que cuenta con 25 años de experiencia profesional. Ha sido presidenta del Consejo de Estado, magistrada de la Corte Constitucional y catedrática. Su nombre ha estado en el más alto nivel del ámbito jurídico de Colombia.

“El trabajo que he desarrollado me ha permitido marcar directrices para avanzar con muchas investigaciones y creo que ahora en la FIFA eso es lo principal. Hay muchos procesos que no han concluido. El reto fundamental es esclarecer lo que está pendiente y mostrar que hay un nuevo fútbol sin corrupción”, dice la exmagistrada. Habla de “limpiar” el nombre del organismo y recuerda las palabras del presidente de este, Gianni Infantino, que se refiere a “una nueva etapa”.

Su nombre empezó a sonar para el cargo desde que el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Ramón Jesurún, le pidió la hoja de vida para postularla. “No me lo esperaba , pero después de eso conversé un par de veces con Infantino. Hablamos de mi experiencia en materia jurídica y creo que eso pesó para la decisión”, cuenta. El acercamiento de Rojas con el fútbol ha sido, hasta hora, el de un hincha promedio. Ve los partidos por televisión y le hace fuerza al América de Cali, uno de los cuadros de su ciudad. “Nunca he formado parte de ninguna directiva de fútbol ni me he involucrado directamente, por eso creo que tengo la capacidad para tomar decisiones de forma imparcial”, asegura desde Bogotá.

Sobre el escándalo de corrupción en la FIFA que estalló en el 2015, la abogada prefiere no pronunciarse por ahora. Todavía no sabe cuándo empezará a ejercer sus funciones, pero tiene claro el mensaje que quiere dejar. “Quien actúa mal debe ser sancionado. Justicia y transparencia serán mis dos mensajes fundamentales”, dice.