Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión por el Mediterráneo planea invertir 5.300 millones en empleo y educación

Los 43 países que integran este grupo han aprobado 47 proyectos. Sus retos incluyen seguridad, migración, paro, convivencia en la diversidad y cambio climático

Fathallah Sijilmassi durante la presentación del informe anual, este viernes en Madrid. Ampliar foto
Fathallah Sijilmassi durante la presentación del informe anual, este viernes en Madrid.

La Unión por el Mediterráneo (UpM), una organización intergubernamental que aúna a los 28 países de la Unión Europea (UE) y a 15 países del sur y este del Mediterráneo, tiene un objetivo: fomentar el empleo de los jóvenes y empoderar a las mujeres de la región. Para conseguirlo ha presupuestado 5.300 millones de euros en 47 proyectos definidos por los Estados miembros. “No podemos ser meros observadores regionales”, ha afirmado Fathallah Sijilmassi, secretario general de la UpM, durante la presentación del informe anual de la organización, este viernes en Madrid. “Somos una unión de 800 millones de habitantes, nuestro potencial es enorme”, recalca el marroquí.

Seguridad, migración, paro, convivencia en la diversidad y el cambio climático son solo algunos de los retos sobre los cuales la UpM propone una hoja de ruta y una agenda común entre los 43 países. “Nuestro objetivo es una cooperación cada vez más estrecha entre las dos orillas del Mediterráneo”, ha afirmado el Secretario de Estado de Asuntos exteriores, Ildefonso Castro López. Fomentar los vínculos regionales y traducir el mandato político en iniciativas concretas son las bases de la actividad de la UpM, que el año pasado puso en marcha 10 proyectos concentrados en el desarrollo de pymes, empleo, empoderamiento de la mujer, lucha contra la contaminación, infraestructuras y educación. A estos se suma la iniciativa, Med4Jobs, una iniciativa para el emprendimiento femenino.

Más de 200.000 personas se estima que se beneficiarán de forma directa de los 47 proyectos de UpM, 50.000 de las cuales serán mujeres. El pasado octubre, UpM celebró en Barcelona el foro Mujeres por el Mediterráneo: motor de desarrollo y estabilidad durante el cual 250 emprendedores, activistas y políticos compartieron experiencias y conocimientos con el objetivo de avanzar hacia una sociedad más igualitaria.

En este sentido, Castro López ha destacado la importancia de la unión entre los ministerios nacionales para lograr avances conjuntos. Con respecto a la energía, Castro López ha señalado que el agua está en la agenda por ser un elemento de relevancia cada día "más estratégica" en todos los países y en todas las áreas. Los ministros responsables de agua de los Estados miembros de la UpM acordaron a finales de abril en Malta reforzar la gestión hídrica en el Mediterráneo.

El 2016 ha supuesto un punto de inflexión para la UpM; ha cobrado fuerza y se ha consolidado, según el informe. Se ha sumado a los objetivos marcados en la agenda 2030 para el desarrollo sostenible y participará por primera vez, como observadora, en la conferencia para el cambio climático de la Asamblea General de las Naciones Unidas el próximo septiembre en Nueva York. En esta línea, UpM ha apoyado el uso de energías renovables en empresas privadas de Egipto, Jordania, Marruecos y Túnez. “En definitiva, con esta hoja de ruta sólida y sensata estamos avanzando en la integración, estabilidad y desarrollo en la región euromediterránea”, ha concluido Castro López.

Fe de errores

La organización que agrupa a 43 países de la región es la Unión por el Mediterráneo y no para el Mediterráneo, como decía una versión anterior de esta información. Y 5.300 millones es el presupuesto para los proyectos aprobados, no la inversión realizada.

Más información