Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Críticas al Gobierno británico por su vulnerabilidad a los ciberataques

El servicio nacional de salud, víctima de un sabotaje masivo, acusado de ignorar las advertencias acerca de los peligros de su obsoleto sistema informático

Ambulancias en un hospital de Londres.
Ambulancias en un hospital de Londres. EFE

El Ministerio de Sanidad británico está siendo objeto de duras críticas tras el ciberataque que sumió en el caos el viernes al Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés). Con más de 45 hospitales y centros de salud afectados, el NHS fue uno de las principales víctimas del masivo ataque que afectó a decenas de miles de ordenadores de un centenar de países. El ministerio ha sido acusado de ignorar las reiteradas advertencias acerca de la vulnerabilidad de su anticuado sistema informático, que convertía a este servicio estratégico, que maneja una gran cantidad de información confidencial, en víctima fácil de un ciberataque como el que lo acabó dejando fuera de combate el viernes.

El ataque ha revelado que numerosos hospitales del NHS operaban con versiones obsoletas del sistema operativo de Windows, que carecían de servicio de mantenimiento por parte de Microsoft. El gigante informático estadounidense dejó de prestar servicios de mantenimiento al sistema operativo Windows XP en 2014, tras la generalización del uso de versiones superiores. Al dejar de ofrecer actualizaciones del sistema anterior, lo convertía en una víctima fácil de los hackers, que gozaban de vía libre para explorar con tranquilidad sus vulnerabilidades.

Microsoft, de hecho, siguió ofreciendo actualizaciones de dicho sistema operativo a los clientes que siguieran pagando por ello. El Gobierno británico, no obstante, dejó de hacerlo en mayo de 2015, alegando que el uso del sistema operativo XP era ya marginal. Pero una petición de información pública reveló que, de 70 hospitales consultados por todo el país, 42 seguían utilizando el sistema operativo XP, obsoleto y sin soporte.

Jonathan Ashworth, portavoz de Sanidad en la oposición, ha asegurado que las preocupaciones sobre los sistemas informáticos obsoletos del NHS habían sido regularmente trasladadas al ministerio. En una carta al ministro, el conservador Jeremy Hunt, le “insta públicamente” a explicar “las medidas inmediatas que se van a tomar para mejorar sustancialmente la ciberseguridad en el NHS”.

El servicio de salud sigue trabajando “sin descanso” este sábado para que los ordenadores vuelvan a funcionar con normalidad. La ministra del Interior, Amber Rudd, ha asegurado que el NHS actualizará su software como consecuencia del ataque, que provocó la cancelación de intervenciones quirúrgicas, el desvío de pacientes y la imposibilidad de acceder a los historiales clínicos. La ministra Rudd preside a media tarde del sábado una reunión del comité interministerial de emergencia Cobra para analizar el ataque.